Más de trescientas personas se presentan para ser serenos

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Trescientos sesenta desempleados aspiran a ser serenos. Así, lo confirmaron ayer fuentes de la Concejalía de Economía, liderada por Rubén Rosón, después de que al mediodía se cerrase el plazo de entrega de la documentación. A partir del próximo miércoles arrancará el curso de formación, con una duración de más de cien horas en las que los candidatos aprenderán las labores que realizarán a pie de calle.

La intención del equipo de gobierno es que este servicio se ponga en marcha durante el presente ejercicio. En el presupuesto hay destinada una partida de 250.000 euros y se emplearán a veinte personas. Ocho de ellas recorrerán cada noche las calles del centro (aunque no estarán en la plaza de la Catedral ni en La Corrada del Obispo), Pumarín, La Argañosa y La Corredoria y el resto realizará labores administrativas.

En el cronograma hay recogido un coordinador, que organizará los cuadrantes mensuales de trabajo y las eventualidades que surjan en el servicio; un administrativo que deberá atender al público, y un comercial, que se encargará de captar asociados; además otras dos personas harán de retén. Los sueldos oscilarán entre los 1.445 y los 2.403 euros mensuales, tal y como se cuantifica en el estudio de viabilidad.

El servicio, que funcionará en un principio desde las 23 hasta las 7 de la mañana, será financiado el primer año por el Ayuntamiento. Para 2020 se pretende que tanto las comunidades de vecinos como el pequeño comercio aporte su granito de arena. La cantidad aún no está fijada, pero Miguel González, líder de Asata, la entidad que se está encargando de la puesta en marcha del servicio, afirmó recientemente que será similar a la de Gijón donde los usuarios pagan quince euros, IVA incluido, al mes.

Los cuidadores de barrio se encargarán de labores de acompañamiento, comprarán por encargo medicamentos en las farmacias de guardia, revisarán el cierre de las puertas de los comercios, alertarán de los robos y ayudarán a las personas con discapacidad a salvar las barreras arquitectónicas. También estarán pendientes de los 'sin techo' y realizarán labores de retención de sospechosos de maltrato.