Uniendo Barrios plantea un proceso participativo para hacer de la Ronda Sur una calle

Manuel Carreo de Roa e Inés Rodríguez en el Consistorio. / PIÑA
Manuel Carreo de Roa e Inés Rodríguez en el Consistorio. / PIÑA

Una encuesta revela que el 49% de las mujeres encuestadas considera que los seis carriles son «una barrera urbanística» por el 39% de los hombres

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

La plataforma Uniendo Barrios, que promulga la reversión de la Ronda Sur en una avenida urbana se reunió ayer con una representación de todos los partidos del Ayuntamiento para sentar las bases de una futura actuación global «desde el Campo de los Patos hasta San Lázaro», según explicó Manuel Carrero de Roa, arquitecto y portavoz de la plataforma que no solo ligó la reforma a la movilidad sino que «tiene que incluir con espacios y dotaciones y reducir la contaminación acústica y atmosférica».

Lo que ayer recibieron los concejales no fue una idea concreta ni «un dibujo», sino «un proceso o metodología» con pasos a seguir para «eliminar la barrera urbanística de la Ronda Sur y convertirla en un espacio integrado en la ciudad». El objetivo de la reunión era «llegar a un acuerdo y conocer las posturas o sugerencias» para acordar proyectos a medio plazo que «trascienden esta y seguramente la próxima legislatura», calculó Carrero de Roa, que añadió que su apuesta se basa en el cambio de modelo urbano por otro más sostenible y en el que la actual configuración de la Ronda «es un problema fundamental».

Para conocer el sentir de los barrios aledaños, el colectivo realizó una encuesta el pasado mes de agosto con la que confirmaron «las hipótesis de partida». Los vecinos demandan, por un lado, que sus opiniones se tengan en cuenta a la hora de actuar en los espacios con los que conviven diariamente mediante un procedimiento participativo y, por otro, los sondeos recogen que en la percepción de los seis carriles las mujeres salen peor paradas.

Según explicaron, el 92% de las personas encuestadas consideran que la Ronda Sur es una barrera urbanística. Un 39% de hombres se manifestaron completamente de acuerdo con esta afirmación mientras que la cifra se eleva a un 49% en el caso de las mujeres. Algo directamente relacionado con los usos del transporte. El 65% de ellas se desplazan habitualmente a pie mientras que ellos lo hacen el 46%.

En cuanto a las actuaciones ya realizadas en la calle Goya, Inés Rodríguez explicó que el nuevo paso de peatones es algo positivo porque su ausencia «era un peligro» y porque «había vecinos que llevaban pidiéndolo tres décadas». Sin embargo, el que no se haya contado con un proceso de consultas más amplio, creen desde la plataforma, lastró el proyecto desde sus inicios. «Hay quien dice que falta un carril bici o que sigue habiendo mucho ruido porque no se ha reducido la velocidad», recalcó.

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos