Urbanismo y los autores del proyecto del Bulevar discrepan por la supresión de los parkings

La entrada a Oviedo, desde la 'Y', con el templo prerrománico de San Julián de los Prados, a la izquierda. / ALEX PIÑA
La entrada a Oviedo, desde la 'Y', con el templo prerrománico de San Julián de los Prados, a la izquierda. / ALEX PIÑA

La UTE achaca al Ayuntamiento su eliminación y los técnicos dicen que no se demostró su rentabilidad

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

El proyecto del Bulevar de Santullano, que recibió un visto bueno condicional de Urbanismo, sigue pendiente del informe del resto de servicios, pero ya mira a los problemas que pudieran surgir más allá. El responsable municipal del contrato y la UTE Bosque y Valle discrepan sobre un asunto del que ya no se habla pero del que se puede tener que volver a hablar en el futuro: ¿quién decidió eliminar los tres aparcamientos subterráneos que incluía la idea de Bosque y Valle, ganadora del concurso, para sufragar parte de las obras? La pregunta no es baladí. La memoria de la nueva versión del proyecto, entregada por el estudio de Eslava y Tejada, incluye un epígrafe dedicado a los aparcamientos subterráneos que no ya existen y tiene su razón de ser. También la oposición municipal a su contenido. En juego, el medio millón de euros del contrato de redacción del proyecto.

La génesis del diseño de la transformación del área del Bulevar de Santullano ha sufrido tantos avatares y generado tanta polémica que es fácil perder el hilo, pero el Diablo está en los detalles. La idea ganadora del concurso de ideas, la elegida por el jurado y aprobada por el equipo de gobierno, incluía tres aparcamientos subterráneos en concesión como forma de reducir el tráfico de entrada a Oviedo y de generar ingresos para costear parte de los trabajos. Cuando Ciudadanos los señaló con el dedo en los planos y denunció la desaparición de plazas en superficie, empezaron las dudas. IU y Somos Oviedo rápidamente citaron el fiasco de Cinturón Verde y se pronunciaron en contra de ellos, como uno de los aspectos que los redactores tendrían que revisar de su propuesta.

Los estacionamientos han desaparecido del proyecto principal, pero no de su memoria y no es casual. Urbanismo considera que el proyecto es válido, pero ¿y si Contratación entiende que no se ajusta a la idea ganadora del concurso? La mayor parte de los equipamientos -zonas deportivas, huertos o juegos infantiles- quedan ahora como mejoras para poder encajar en el presupuesto de 18 millones de euros de los pliegos, aunque el de la idea ganadora se iba cerca de los 23. Contratación podría plantear dudas sobre la validez del trabajo y los redactores se ponen la venda antes de la herida. En un apartado de la memoria, explicitan que fue el Ayuntamiento quien descartó «la intención de ejecutar aparcamientos de manera categórica en las reuniones mantenidas entre equipos técnicos municipales y de la empresa contratante, así como mediante declaraciones públicas de los responsables políticos de las áreas competentes». Esa decisión, señalan, modificó «el escenario económico sobre el que se trazó el concurso de ideas por parte del equipo redactor, dado que se planteaba sobre la hipótesis de la ejecución de aparcamientos y en base a una estimación de su posible rentabilidad».

La tirita no le pasó desapercibida al responsable del contrato. El técnico señala en el informe en el que da por bueno el trabajo que, aún dando por válida la premisa que señala al Ayuntamiento como responsable del descarte de los aparcamientos, «conviene decir» que los redactores «no han concretado la viabilidad económica de los mismos» con «el correspondiente estudio de mercado». Admite, eso sí, que el rechazo municipal se basó en «la mala experiencia sufrida en la construcción del aparcamiento del Palacio de los Deportes», 362 viviendas en ruina, y «el perjuicio social que conllevaría la no gratuidad del estacionamiento».

Las consecuencias de la supresión de los estacionamientos, admite el responsable del contrato, se sustancian en «una sensible reducción de los contenidos del proyecto» del que desaparecen pistas deportivas, huertos, zonas de ocio y se reduce el lago a una lámina de agua. «En cualquier caso y a juicio de este técnico, las líneas fundamentales de la idea original» se mantienen, sostiene, justo antes de advertir que, «dado el alcance del proyecto, se considera necesaria la visión del resto de servicios municipales» para que estimen si «el grado de desviación» respecto a la idea ganadora del concurso es admisible.

Temas

Oviedo