Veinte reclusos mejoran el entorno de Ribera de Arriba

Los internos, ayer, en labores de desbroce. /  E. C.
Los internos, ayer, en labores de desbroce. / E. C.

El campo de trabajo, que celebra su vigésima edición, se desarrollará esta semana con actividades y charlas

S. N.OVIEDO.

Por la mañana, labores medioambientales de mantenimiento y cuidado del entorno como la limpieza y acondicionamiento de caminos; y por la tarde, la asistencia a actividades y talleres con los vecinos. A esto se dedicarán durante esta semana veinte internos de la Unidad Terapéutica y Educativa del Centro Penitenciario de Asturias. Un campo de trabajo que cumple ya veinte años gracias a la colaboración de la Fundación Adsis y el Ayuntamiento de Ribera de Arriba.

En los diecinueve años anteriores, 325 personas han participado en esta iniciativa, que busca facilitar una experiencia que impulse el proceso de inserción social. «La posibilidad de emplear energías y capacidades, en tareas útiles para otros de forma gratuita, verse y sentirse reconocidos y valorados, descubrir que pueden hacer cosas distintas, aún sin ser extraordinarias, para colorear la vida de estas personas privadas de libertad», detalló la ONG ayer a través de una nota de prensa.

Además del primer contacto con las herramientas de trabajo, los reclusos participaron ayer en un encuentro-coloquio con miembros de asociaciones del municipio sobre la historia del concejo, el asociacionismo y el medio ambiente en el centro cultural. El sábado participarán en una jornada festiva con juegos infantiles y talleres, el domingo en una travesía por el entorno del concejo, y el lunes en una jornada de clausura para recoger y transmitir la experiencia. Todas las actividades son abiertas al público y de carácter gratuito.