Menos ventas y visitas que en años anteriores

«Ha venido menos gente que el año pasado. Han repartido más las visitas al cementerio en días previos a la fiesta por el buen tiempo», explican desde las oficinas del cementerio

CECILIA PÉREZ OVIEDO

«Este año no hay mucha gente». Fue la frase más escuchada ayer en el cementerio de El Salvador durante la festividad de Todos los Santos. La culpa hay que achacarla al buen tiempo. Al menos es la explicación que dieron desde las oficinas del camposanto: «Ha venido menos gente que el año pasado. Han repartido más las visitas al cementerio en días previos a la fiesta por el buen tiempo».

Este argumento lo comparten floristas, taxistas y vendedores de cupones del entorno del cementerio, que lejos de hacer su agosto en pleno noviembre, aprovechando la festividad de los Difuntos, se lamentan de que «el negocio anda flojo». Manuel Ángel Estrada regenta una de las floristerías a pie del cementerio municipal. De la jornada de ayer, aunque parezca paradójico, aseguró que «no es el día en el que más beneficio obtengo». La explicación la encuentra en que a pesar de que la flor «está más cara» el dinero se va en contratar más personal para atender un volumen de 400 encargos en siete días.

Los taxistas también se lamentaron de la falta de clientes. «En toda la mañana solo hice una carrera hasta el cementerio», aseveró José Antonio Álvarez. Los hosteleros de la zona comparten sensación: «El año pasado estábamos al 150% de gente, este no llegamos ni al treinta», explicó Secundino Carbayo, propietario de la sidrería Panorama. De la escasez de gente no se escapó ni el vendedor de cupones. «Otros años en la mañana lo vendía todo pero este año tendré que volver de tarde».

 

Fotos

Vídeos