La víctima de una estafa de 100.000 euros dice en el juicio que sigue enviando dinero a un falso general

Entrada de la Audiencia Provincial. /Álex Piña.
Entrada de la Audiencia Provincial. / Álex Piña.

Higinia Méndez ha dicho en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial que ella nunca quiso denunciar y que fue el banco quien la presionó para hacerlo

Cecilia Pérez
CECILIA PÉREZ

El juicio contra tres acusados por estafar, presuntamente, más de 100.000 euros a una mujer a la que hicieron creer que mantenía una relación sentimental con un falso alto cargo del ejército americano, contó con la declaración de la supuesta víctima de la estafa. Llegaron a solicitarle varias transferencias económicas con el argumento de poder liberar al general, de nombre Ben Hodges, del ejército. El testimonio de Higinia Méndez resultó controvertido ya que la mujer reconoció que sí hizo esas transferencias pero que no conocía a ninguno de los tres acusados que han sido juzgados en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. Se enfrentan a una pena conjunta de nueve años de cárcel.

La supuesta víctima, explicó ante la sala, que conoció al famoso general a través de una web de contactos denominada Amor en Línea. A la pregunta de la Fiscalía de por qué ese general le pidió dinero, la mujer en un tono dubitativo y con rodeos, respondió que él se lo había solicitado «para salir del ejército» y que «siempre» pensó que «si pedía dinero era porque realmente lo necesitaba».

Higinia Méndez explicó que si puso la denuncia fue por su familia y por la propia entidad bancaria donde la mujer tenía su cuenta domiciliada. «Mi interés no era denunciarlo. El banco me presionó para que pusiese la denuncia», aseveró.

La mujer, a preguntas de una de las defensas de los acusados sobre si seguía manteniendo relación con el supuesto general, aseguró que sí y que además continuaba enviándole dinero. «No tengo hecha la suma pero aproximadamente más de 100.000 euros, en varias transferencias». 

Las defensas de los tres acusados, dos hombres nigerianos y una mujer de Camerún, solicitaron su libre absolución porque «no existen pruebas directas» que los incriminen en el supuesto delito de estafa. En sala también prestó declaración una médico forense que se remitió al informe realizado a la supuesta víctima sobre su estado mental. Las conclusiones reflejan que Higinia Méndez sufre de trastorno paranoico, estado de ánimo con sensación al abandono y a la soledad y un comportamiento impulsivo que la hacen «vulnerable» e «influenciable».

Síguenos en:

Temas

Oviedo