Yajaira Suárez y su novio se entregan en comisaría tras nueve días en Santander

La pareja se personó en las dependencias de la Policía Nacional. / M. R.
La pareja se personó en las dependencias de la Policía Nacional. / M. R.

La joven de 15 años que dejó su domicilio sin su teléfono y con menos de diez euros en la cartera volvió a Oviedo «asustada tras verse en las noticias»

A. ARCE / J. C. ABADOVIEDO.

Yajaira Suárez, la joven de 15 años fugada de su domicilio en Santullano desde el miércoles de la semana pasada, se presentó ayer en dependencias policiales junto al joven de 16 años que la acompañaba. Según ha podido averiguar este diario, durante todo este tiempo, nueve días exactos, la joven pareja se encontraba en Santander. Decidieron volver a la ciudad, «asustados tras verse en las noticias». Así lo manifestó la madre del novio de la menor minutos después de recogerlo en la comisaría. Suárez, por su parte, pasó allí varias horas más prestando declaración de lo sucedido.

Horas antes de que los jóvenes apareciesen, la madre de Yajaira, Nardín Suárez, clamaba por su hija. «Estoy desesperada, entiendo que se puedan hacer estas tonterías por amor cuando eres una adolescente, pero esto es otra cosa», relataba.

Yajaira Suárez, según denunció su familia en la comisaría de Oviedo, había cortado la comunicación con sus progenitores nueve días atrás. Salió de su casa sin su teléfono móvil ni las llaves del domicilio y con menos de diez euros en la cartera, expresó la madre. Según las pesquisas iniciales de los agentes, el supuesto acompañante de la joven, un año mayor que ella, estaría tutelado por los Servicios Sociales del Principado de Asturias, aunque actualmente reside con su madre, que también quiso matizar que este «no es de etnia gitana, pero su padre sí».

Más información

Según la madre, Yajaira es una chica «tranquila que no da problemas en casa», que «estudia bien» y que los fines de semana «a las diez y media de la noche ya está entrando por la puerta». «Nunca había hecho algo así antes», admitió la progenitora. Pero también fue más allá, y en sus palabras, dos menores de edad «no pueden esconderse tan fácilmente durante tanto tiempo sin que alguien les esté ayudando».

Suárez, nacida en Bolivia, pero criada desde los dos años en la capital del Principado, no había dado muestra previamente de sus intenciones. En sus perfiles en diversas redes sociales, ausentes de contenido, publicó; sin embargo, la frase «donde reina el amor sobran las leyes», acompañado del enlace al perfil del joven con el que abandonó su hogar.

Los agentes, que siguieron la pista de una nota y registraron, según confirmaron fuentes de seguridad a este diario, varias cámaras de seguridad de la ciudad, incluyeron en las pesquisas a la Benemérita y a otros servicios de seguridad locales y autonómicos en previsión de que ambos hubieran emprendido camino hacia el País Vasco, donde el joven podría tener familiares. También en Madrid, adonde se habría desplazado el padre del menor para tratar de localizarlo a raíz de algunas informaciones recabadas en su entorno

En ese sentido, la Policía no llegó a poner en marcha el protocolo para los casos de desaparición de menores, que permite activar sistemas de alerta para recabar la colaboración ciudadana en caso necesario. Era una desaparición voluntaria.