Astures en pie de guerra

Carabanzo celebra mañana su festival astur, que une a trescientas personas para recrear el día a día de los astures antes de batallar contra los romanos. La fiesta está garantizada

Los vecinos de Carabanzo están ya listos para el festival. /Juan Carlos Román
Los vecinos de Carabanzo están ya listos para el festival. / Juan Carlos Román
Guillermo Maese
GUILLERMO MAESEGijón

Carabanzo, pueblo del concejo de Lena, volverá este sabado a celebrar su festival astur. Tras la suspensión de la edición del año pasado, el movimiento vecinal asociativo recupera para su decimotercera edición esta fiesta cultural que recreará el día a día de los astures en el pueblo. Más de trescientas personas se caracterizarán para este potente y visual evento. Aunque tradicionalmente la fiesta recreaba el enfrentamiento de los astures y los romanos, este año el plato fuerte será la recreación de una típica boda astur entre dos jóvenes del pueblo cuya identidad se mantiene en secreto para sorpresa de los asistentes.

El día será largo porque las actividades comienzan a primera hora de la mañana. El mercado servirá para conocer de primera mano las costumbres de los mercaderes de la época. Tocará negociar y hacer trueques para conseguir el objeto deseado. Los pasacalles serán constantes durante el día gracias a los grupos de baile Xanzaina-L'Artusu-Ruxidera, la banda de gaites Güestia y la Bandina astur que ambientarán las calles con sus sones y sus danzas. En la fiesta participarán ocho tribus que serán recibidas en el pueblo antes de la boda para presentar sus respetos y felicitaciones a los futuros novios.

A la una de la tarde llegará el momento más especial del día. Una joven pareja astur, con el permiso de los druidas, contraerá matrimonio sobre un gran escenario floral. Los ancianos forjarán el enlace bajo el beneplácito de los dioses. Hay tradiciones que no cambian y a la ceremonia le seguirá un banquete para danzar y beber y así fortalecer los lazos contraídos por la pareja. Jornadas didácticas y de ocio para los más jóvenes, que durante la tarde tendrán que agudizar su ingenio y destreza para participar en los juegos astures. Antaño servían como adiestramiento para los futuros guerreros. Los arqueros de Teverga también participarán en las jornadas en las que se compartirán los secretos de la construcción y el lanzamiento de onda.

La noche, como era tradición, será el momento de los druidas, que volverán a conducir a las tribus al centro de la fiesta. Las antorchas guiarán hasta el poblado y el fuego iluminará la celebración. El encuentro nocturno con los druidas servirá para que los ancianos compartan sus malos augurios con el resto del pueblo. Sus presagios serán terribles porque predecirán que un gran ejército romano se dirige hacia su territorio para alterar la paz y la tranquilidad de los astures.

Chus Pedro, Gabino Antuña, Spanta La Xente y La Tarrancha ambientarán la noche con sus conciertos. Canciones y danzas tradicionales para poner fin a una jornada que vuelve a reivindicar la historia de nuestra región. El año que viene volverán a representar la tradicional batalla de astures y romanos, pero este año con poco tiempo y dinero han mantenido una dinámica histórica gracias a la ayuda de todo el pueblo.

Temas

Lena