Cueiro y Calzada de la Mesa

La extensa Veiga Cueiro, vista (de este a oeste) desde la Veiga Taxa. / CARMEN PIÑÁN
La extensa Veiga Cueiro, vista (de este a oeste) desde la Veiga Taxa. / CARMEN PIÑÁN

Aunque deteriorada, la vía histórica de La Plata en Asturias pasa por bellos lugares, como una gran vega

BERNARDO CANGACARMEN PIÑÁN

La calzada romana de La Mesa es el camino más antiguo que unía Asturias y la costa cantábrica con tierras leonesas y el sur de España. Aunque está muy deteriorada y modernizada, cuenta con lugares maravillosos que merece la pena conocer, como la Veiga Cueiro, en los límites de Teverga, Somiedo, Grado y Belmonte de Miranda. No obstante, la mejor manera de llegar a ella actualmente es por tierras teverganas y somedanas y los pueblos de su entorno (Orderías, La Bustariega, Montovo o Taja).

Esta gran vega está abandonada, como la calzada que por allí pasaba. Desde el puerto San Lorenzo hasta esa amplia campera es casi irreconocible en la mayor parte del trayecto. La vegetación la tapa y es notable la erosión del terreno y la presencia de argayos, pues el mantenimiento es nulo, incluso para cuidar los mojones o jitos, que a modo de antiguos 'miliarios' jalonan el viejo camino con el fin de tenerlo señalizado. Ya en el comienzo de la ruta, en el Alto San Lorenzo, las nuevas alambradas o la pista que sube al Picu La Verde (esta sí, bien marcada) y las pocas señales, inducen al despiste. Si no queremos perdernos, hay que cruzar dicha alambrada por una 'saltadera' y luego seguir la vieja traza, entre piornos, al norte.

Para llegar a la Veiga Cueiro o a Biforcos (que están cerca), el mejor camino es el que parte del Alto San Lorenzo, al que se llega por la carretera AS-265, que une La Plaza y San Martín de Teverga (AS-228) con La Riera de Somiedo (AS-227). En ese puerto se inicia la caminata, tras cruzar la citada alambrada, en dirección norteña, aunque con alguna variante. El camino es llano, con ligeras subidas; y discurre por los límites teverganos y somedanos. A la hora de marcha se pasa junto a la Fuente del Camín, con abrevadero, que ahora está seca por la canalización del agua. Luego se asciende hasta la zona de La Tartulla y La Celada, con tramos embarrados. Desde allí, en poco tiempo se está en la Vega Cueiro, tardando unas dos horas desde San Lorenzo. En esta gran campera (Veiga Cueiro o Veiga Taxa) se juntan los cuatro concejos citados, a la sombra de los picos Morronegro (Monegro o La Forcada) y Santa Ana. En ese lugar había antaño una venta y ermita, de la que aún quedan algunas piedras, junto al mojón número 27 del camino. Anualmente se celebraba en esa vega una gran romería y feria ganadera de esos cuatro municipios que alcanzó fama, pues antaño venían personas que traían ganado de toda Asturias y León, usando la histórica vía, para festejar a Santa Marina o a Nuestra Señora de Cueiro a primeros de setiembre.

Para llegar a Vega Cueiro, el mejor camino es el que parte del Alto de San Lorenzo

En Cueiro había una fortaleza para vigilancia de la vía. Parece ser que el nombre le viene de la piel (cuero o cueiro) que había que dejar como testimonio ante el señor feudal para justificar la pérdida de sus animales causada por los lobos y osos (aún abundantes en esos montes). Al lado de esa vega está la de Taja (o Taxa), de considerables dimensiones y que en realidad es continuación de la anterior, así como las de Les Cancielles, del Práu y Vicenturo (que se cree puede tener ese nombre por 'VI Centuria'), todas ellas al Noreste. Si seguimos el ramal de Porcabezas (donde aún está en pie la antigua venta, así como la de La Corredoria), a los pocos metros de llegar a Cueiro queda el citado Biforcos, al norte, junto a los altos de La Casa y La Bobia.

Desde Taja

Otra buena ruta para ir a Cueiro es por el pueblo de Taja, al que se llega por la carretera que parte de Entrago y sube por Bárzana, Santianes, Campiello y Urria (Te-3). De Taja sale una pista hormigonada de unos tres kilómetros y algo empinada que se sube en una hora.

La calzada romana discurría por los cordales de La Mesa (de la que toma el nombre), Cueiro, Santa Ana, Porcabezas o Tameza, estas dos últimas opciones según el ramal que se tomase, pues iba de Astorga (y sur de España) hasta Gijón (Noega o Gigia). Un ramal seguía directo a la costa gijonesa, por Vicenturo, Marabio, Sierra Tameza, Sierra Buanga, Trubia (o Sama de Grado) cruzaba el Nalón y el Nora para seguir a Lugo de Llanera (Lucus Asturum), Villabona, Monte Areo, Aboño y Campa Torres (y por La Calzada, a Gigia). Otro ramal seguía por la sierra de Porcabezas a La Corredoria, Les Cruces, Cabruñana, Peñaflor y Pravia (Flavio Navia) a la desembocadura del Nalón. La bifurcación de los dos ramales estaba en Biforcos de Cueiro. Esta ruta se cree que era Prehistórica y que los romanos la acondicionaron, uniéndola a la Vía de La Plata.