Los focos del Cantábrico

Javier Obando y Belinda García se hacen un selfi en el Faro Vidio./JUAN CARLOS ROMÁN
Javier Obando y Belinda García se hacen un selfi en el Faro Vidio. / JUAN CARLOS ROMÁN

La costa asturiana está jalonada por 16 faros, edificios en lugares estratégicos ahora convertidos en reclamos turísticos por sus bellas ubicaciones

GLORIA MARTÍNEZ

Esa torre luminosa en el litoral marítimo fue, es y seguirá siendo, a pesar de las nuevas tecnologías, referencia y aviso costero para navegantes. Los faros han sido los creadores de las señales marítimas y los que han guiado a lo largo de la historia a comerciantes que descubrían nuevas rutas. Cuidados y mimados por los fareros, los actuales técnicos de sistemas de ayuda a la navegación que tantas obras han inspirado, forman parte feaciente de la costa marítima dando la bienvenida a los puertos. En Asturias son 16 los faros que dependen de las autoridades portuarias que recorren el litoral, testigos de la historia y reflejo del paso de los años. Pasear junto a ellos siempre es una buena opción para disfrutar del paisaje.

En la parte oriental, a 68 metros sobre el nivel del mar, a ras de un acantilado y rodeado de naturaleza salvaje, el Faro de San Emeterio en el Caserio de San Emeterio, se iluminó por primera vez en 1864 y es uno de los más aislados de la costa asturiana. A solo 25 kilómetros de distancia, Llanes con sus 'Cubos de la memoria' en el puerto, tiene su propio faro, que se inauguró en 1860 con la primera emisión tras una lámpara de aceite de oliva. Sufrió un incendio, se reconstruyó, y en 1959 entró en servicio de radiofaro hasta el 2001.

Localización: calle San Antón, Llanes. Localización: calle San Antón, Llanes.
Localización: calle San Antón, Llanes. Localización: calle San Antón, Llanes.

En la Punta de Somos de la aldea de Tereñes, el faro de Ribadesella comenzó su labor en 1861 cercado por un muro de mampostería con destellos que se veían a 22 millas de distancia. Este faro es uno de los más peculiares porque tiene una única lámpara de 1.500 W que se debe sustituir de forma manual en caso de avería. Por su parte, en la meseta del Cabo Lastres se encuentra el faro con el mismo nombre. Lo rodean campos de pasto y se llega a él a través de una pequeña carretera rural que parece no tener fin. En 1993 comienza su actividad definitiva con un destello blanco cada doce segundos.

Tras pasar la ría de Villaviciosa, en aldea Villar se encuentra el faro de Tazones de once metros de alto, con apariencia de casa particular. Rodeado de un jardín con una valla para poder entrar comenzó su actividad en 1864. A solo 10 kilómetros de Gijón, el Faro de Cabo Torres se inauguró en 1924 tras numerosos conflictos en el Ministerio de Guerra por su ubicación. Es el sucesor del Faro de Gijón, que se decidió suprimir en 1902. Rodeado de montañas y acantilados, este faro es el lugar perfecto para observar los últimos atardeceres veraniegos de Asturias. Prosiguiendo con la ruta, en un abrir y cerrar de ojos se llega al Faro de San Antonio de Candás que comenzó su actividad en 1897 cuando los pescadores pidieron sustituir las hogueras por una luz que los guiase. Se construyó en la punta de San Antonio que es la más saliente de la zona y que protege al puerto de los vientos del oeste. Y a solo 14 kilómetros de este último, llega el faro más popular de Asturias.

Localización: meseta del Cabo Peñas, Gozón. Inauguración: 15 de agosto, 1852.
Localización: meseta del Cabo Peñas, Gozón. Inauguración: 15 de agosto, 1852.

El faro de Cabo Peñas, en Gozón, fue construído en 1852 con luz cada 30 segundos que tenía un alcance de 23 millas. Se encuentra en la zona más septentrional de Asturias donde convergen los acantilados, el mar y las praderas con un paseo marítimo de madera para recorrer con la familia, amigos o de forma solitaria mientras se ve el atardecer.

El faro de Avilés, o también llamado Faro de san Juan está contruído en la parroquia de de Laviana y comenzó su andadura en 1863. Se ha convertido en uno de los miradores más concurridos de la zona, que queda resguardado de la contaminación industrial de la ciudad.

Localización: margen derecha de la ría de Avilés. Inauguración: 31 de agosto 1863.
Localización: margen derecha de la ría de Avilés. Inauguración: 31 de agosto 1863.

A solo 30 kilómetros de este último, el faro de San Esteban de Pravia, uno de los más pequeños, se construyó en 1945 en la desembocadura del río Nalón. Y la ruta prosigue en Cudillero, en la Punta Roballera, donde en 1858 se inaguró su faro, también como sustitución de las hogueras encendidas por las mujeres de los pescadores.

Asimismo, el Faro Cabo Vidio es otra de las citas imprescindibles con el Cantábrico. Contruído en 1950 al borde de acantilados de 100 metros de altura, impresiona. De un cabo al otro dirección occidente, se llega al Faro Busto construído en 1858 entre campos de pasto. El Faro de Luarca alumbró por primera vez en 1862 en la atalaya de la Punta Focicón, junto a la tumba del científico Severo Ochoa. Y a 27 kilómetros de este y tras pasar la Ría de Navía, llega el Faro de San Agustín en Ortiguera, construído en 1945 en sustitución de una antigua baliza y rodeado del jardín de la Ermita de San Agustín. Y tras tomar algo en los bares del puerto, llega el último punto de esta ruta. La Autoridad Portuaria de Avilés también es responsable del Faro de Tapia de Casariego, construído en el occidente asturiano en 1859 a solo 6 kilómetros de la Ría del Eo y unido a tierra por un espigón de 100 metros. 16 buenas excausas para disfrutar de la costa y sus monumentos.

Localización: cabo Vidio, localidad de Oviñana. Inauguración: 1950.
Localización: cabo Vidio, localidad de Oviñana. Inauguración: 1950.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos