Máquinas recreativas para un viaje nostálgico al pasado

Máquinas recreativas para un viaje nostálgico al pasado

El campo de fútbol del Seminario Metropolitano albergará desde hoy y hasta el domingo el Marcianito Fest para simular los salones de juego de los 80 y 90

GUILLERMO MAESE

El pasado 28 de julio, el joven estadounidense de 16 años, Kyle 'Bugha' Giersdorf se embolsó, en el Campeonato del Mundo de Fornite - juego que tiene registrados a 250 millones de usuarios -, un premio final de seis millones de euros. Seis veces más, por ejemplo, de lo que se embolsó el ganador del pasado Tour de Francia, Egan Bernal. Es la industria. Los esports -competiciones electrónicas- repartieron entre sus participantes más de 131 millones de euros en 2018. Esto no irá de eso, yendo de videojuegos, el Marcianito Fest tratará de viajar al pasado para recordar los que en su día fueron los juegos punteros. Son otro mundo. Esta tarde (17 horas), y hasta el domingo, en el campo de fútbol del Seminario Metropolitano de Oviedo más de sesenta máquinas recreativas simularán los grandes salones que a finales de los 80 y en la década de los 90 cambiaron la forma de divertirse de los jóvenes. Por un fin de semana quedarán atrás las consolas de última generación y los móviles de alta gama para dejar paso a las máquinas originales y restauradas que con una moneda de cinco duros impresionaron a los nacidos en los años 70.

Muchos padres ya han vivido el 'sorpasso' y ahora sus hijos les ganan a la consola: «Apaga eso que ya es tarde», dirán los mayores. «Sí, claro», pensarán los pequeños. El sentimiento de revancha es inevitable. En un ambiente familiar, con actividades para los más pequeños que van mucho más allá de los mandos -proyecciones, pintacaras e hinchables-, los mayores podrán recordar sus tiempos mozos y enseñar a su familia las particulares consolas de la época.

Cinco duros, que el de delante no tarde mucho y, mucho menos, se lleve la gloria de pasarse el juego. Las máquinas traídas desde Sevilla tendrán incorporadas los siguientes juegos: Pang, Snow Bros, Street Fighter, World Rally, Phoenix, Pac-Man, Virtua Tennis, Virtua Striker, Monkey Ball, Prehistoric Isle, Tetris y los aún más clásicos Green beret track and field, Ghouls and Ghost, Autrun 2 y Daytona Usa2. El precio de entrada al recinto será de 3 euros y la partida será gratuita. Todo festival que se preste debe tener música en directo y las noches del Marcianito estarán amenizadas por Gente Terrible y los Staytons esta noche; el sábado en sesión vermut, Alberto y García Trío; y por la noche, A3 ha prometido un concierto de cerca de tres horas con una sesión de versiones de los clásicos de los años 80 y 90. El domingo al mediodía Los Tal se subirán al escenario del Marcianito que se clausurará a las 21 horas con la actuación de Los Berrones. Un plato fuerte que, piensan los organizadores, se mimetizará a la perfección con la temática del festival.

«El espíritu y el objetibvo de este festival es crear una gran fiesta familiar, jugando a las maquinitas que tantas tardes nos hicieron pasar en los salones recreativos. Queremos enseñar a nuestros chiquillos nuestro divertimento de antaño», afirma Gabriel Fernández, que es uno de los organizadores del evento. «Encontramos en Sevilla un negocio de más de 200 máquinas recreativas para alquilar, ha sido y está siendo una aventura traer todas las máquinas desde allí», explica.

Así pues, el festival se estrena a las puertas de las fiestas de San Mateo con la firme pretensión de ser una propuesta divertida para los nostálgicos y herramienta de conocimiento para nuevas generaciones.