«He triunfado sin evolucionar, sin tener miedo a copiarme a mí mismo»

El cantante Álex Cooper./E. C.
El cantante Álex Cooper. / E. C.

El cantante alicantino, icono del movimiento mod en España como líder de Los Flechazos, retorna a Asturias para presentar su último disco

KAY LEVIN

Tras siete años sin publicar un álbum, Álex Díez (Alicante, 1967), más conocido por el apellido Cooper en el ámbito musical por la banda que formó en los ochenta, Los Flechazos, vuelve al ruedo tras lanzar la pasada primavera 'Tiempo, temperatura, agitación' (Elefant Records). Un disco que, confiesa, en realidad «no tiene ninguna novedad», pero con el que este clásico del movimiento 'mod' vuelve a Asturias para tocar «la música de siempre», a la que se mantiene fiel.

-¿Qué puede decirnos de este trabajo? ¿Qué novedades trae?

-No soy muy regular en cuanto a sacar discos, los saco cuando tengo material y me apetece. En este caso había encontrado gente nueva con la que tocar y tenía canciones que me apetecía sacar. Me hubiera gustado visitar Asturias antes, pero no se dio la oportunidad. ¿Novedades? No hay ninguna novedad, todos los discos los hago igual. Con 35 años en los escenarios ya no hay novedad, solo hago mi música con mi estilo definido. Lo que sí incluye el disco es más secciones de metal y teclados, que es la formación que llevamos en directo, no es tan guitarrero como los anteriores, pero son aspectos del envoltorio de las canciones, que siguen siendo las mismas.

-Tras más de treinta años en la escena musical, ¿cómo definiría su evolución desde sus inicios en Los Flechazos hasta hoy?

-No he evolucionado nada desde entonces. Tras el primer disco, 'Viviendo en la era pop', sabía que pondrían a parir el segundo por ser igual. Quería hacer siempre lo mismo y ese ha sido mi empeño a lo largo de los años, en contra de las teorías aceptadas de que la gente tiene que evolucionar para mantener una carrera interesante. Se puede tener una carrera coherente sin grandes pasos, siendo fiel a uno mismo, y creo que en ese sentido ¡he triunfado! En los otros sentidos no, pero estoy feliz.

-En esa época inició el festival Purple Weekend, ¿cuáles son los frutos que ha dejado el movimiento 'mod' en España?

-Tengo muchos amigos extranjeros que vienen a España y dicen que es un país 'mod', el que más después de Inglaterra. Se puede percibir el poso de una subcultura como el modernismo en el ambiente musical y en la calle, tal vez por ser un país mediterráneo con una cultura de 'scooters'. Los bares parecen mod, y se ve mucha influencia de los años 60 en las pintas de la gente, en cómo visten de manera habitual en la calle.

-¿Cómo ve el panorama musical actual?

-Me siento un tío muy raro y apartado de todo lo que pasa alrededor. Ha cambiado todo y yo ya he perdido pie, es lo natural cuando tienes más de 50 años. No sé qué es lo que peta ahora, pero sé que mi papel es secundario ahora. Me despista mucho lo que se lleva y funciona en directo ahora y cuáles son los códigos que rigen el negocio musical hoy en dia o los gustos del público, me cuesta sintonizar con eso.

-¿Qué le inspira para seguir componiendo?

-Lo que me mantiene flotando es que esas canciones que componía cuando el mundo era tan distinto siguen sonando y teniendo vigencia hoy. Creo que en mi carrera ha sido clave que nunca me dio miedo repetirme ni copiarme a mí mismo.