Viajeros al tren de la Semana Negra «de todos con todos»

Viajeros al tren de la Semana Negra «de todos con todos»Gráfico

Hoy abre sus puertas el mayor certamen español dedicado al género más oscuro de la literatura en terrenos del viejo astillero de Naval Gijón

AZAHARA VILLACORTA

Hay mucho de supervivencia y de subversión en la Semana Negra, una vieja resistente que, a pesar de los achaques y de un presupuesto estancado en el medio millón de euros, desde hoy y hasta el próximo día 15 levantará el telón de su edición número treinta y uno en los antiguos astilleros Naval Gijón con el mismo impulso con el que nació cuando un grupo de visionarios decidió que «fiesta y cultura no estaban reñidas», que «se podía montar una especie de Disneylandia para niños trotskistas siempre y cuando tuviera una sólida columna vertebral: la literatura de género», en palabras de Paco Taibo II.

Y así, entre idas y venidas, dimes y directes, pensamiento crítico, debates y reflexión, manifestaciones, pullas estériles o productivas, noria, novelas, mojitos, bocatas y perritos piloto, el mayor certamen del país dedicado al género literario más oscuro propondrá un viaje de diez días. Una apretada agenda de 175 actividades en las que 150 escritores y medio centenar más de expertos y profesionales de distintos ámbitos desfilarán por las carpas de un festival en el que -como no podía ser de otra manera en el año en el que el feminismo tomó las calles y las conciencias- las mujeres ocuparán el lugar que les corresponde por derecho propio.

El trayecto hacia los 65.000 metros cuadrados del Naval, con ese punto decadente en el que reside también buena parte de su encanto y en el que conviven sin muchos problema librerías, bares y tómbolas, arrancará a las 11.48 horas de esta mañana con la salida del Tren Negro de la madrileña Estación de Chamartín y el inicio de la distribución gratuita del periódico 'A Quemarropa'.

Un convoy que, para hacer boca, acogerá tres conferencias a bordo antes de que, a las 17 horas, el recinto abra sus puertas y, con él, su Feria del Libro, su Mercadillo Interétnico y las exposiciones 'Derrumbando estereotipos' y 'En tierra de hombres'. Pero también -porque ya se sabe que hay 'semaneros' y 'semaneras' de toda condición y que la diversidad es otro de sus santos y señas- las terrazas y las atracciones.

Ya a las 20 horas, será el turno de la recepción oficial en el Ayuntamiento de Gijón a los autores y, a las 21, con toda solemnidad que el momento requiere y sea posible, se procederá a la inauguración de la XXXI Semana Negra con corte de cinta incluido para dar paso, media hora más tarde, al primer concierto programado en el escenario central: el de Los Pioneros. Felipe y Bottamino, Lucas y los Patosos, Los Paramétricos, Distrito Postal y Fuera de Serie estuvieron en El Musel en el verano de 1988 y volverán al festival para recordarlo, tres décadas después. «Solo que entonces eran pioneros y hoy son veteranos», recuerda José Luis Paraja.

Otros nombres míticos de la historia musical española agitarán las noches del Naval como Asfalto -en plena gira de su 45 aniversario- o la Orquesta Mondragón, con Javier Gurruchaga al frente. Y un veterano acreditado más, el gijonés Juan Martínez (y su legendaria banda Los Ruidos) estará también sobre el entablado del astillero, sumándose a una lista para todos los gustos y estilos que completan Gestido, Last Days of Eden, Alejandra Burgos, L. A. y dos DJs, además de un merecido tributo al enorme Tino Casal.

Pero, si vamos al meollo de la cuestión, la Carpa de Encuentro será el espacio en el que se cuelgue la muestra de fotos 'En tierra de hombres', de Álex Zapico y con textos del historiador Rubén Vega, sobre la presencia de las mujeres en la minería asturiana, mientras que, en la lista de autores internacionales, figuran el británico Simon Scarrow o el italiano Fabio Stessi.

Junto a ellos, nombres españoles como el de Lorenzo Silva (que llega con su pareja de guardias civiles Bevilacqua y Chamorro), Alicia Giménez Barlett (de la mano de su inspectora Petra Delicado), Rafael Balanzá, Manuel Vilas o Marta Sanz, además de una notable participación asturiana con escritores como Ignacio del Valle, Laura Castañón, Pilar Sánchez Vicente, Miguel Barrero y Xuan Bello, superventas como César Brandon o Blue Jeans, poetas como José Luis Piquero, Rocío Acebal o Luis García Montero, autores de cómics como Raquel Lagartos y Julio César Iglesias, especialistas en investigación periodística como el redactor de este diario Ramón Muñiz e incorporaciones de penúltima hora como Nacho Carretero, que el sábado 14 presentará 'Fariña', su libro sobre el narcotráfico gallego que fue secuestrado.

Periodistas y escritoras como Elisa Beni, Marta Robles, Berna González Harbour, Mabel Lozano o Cristina Fallarás (que estará este lunes en un acto organizado por el Aula de Cultura de EL COMERCIO) analizarán, entre tanto, la realidad del articulismo de opinión, en el que, como señaló Ángel de la Calle, «solo el 20% de las columnas de los principales periódicos están escritas por mujeres», porcentaje que se reduce al 17% si el contenido es específicamente político.

Todo está ya listo para que alrededor de un millón de visitantes traspasen las puertas de la mayor cita cultural del verano gijonés, que se queda sin encuentro de fotoperiodismo, pero que asfalta sus calles principales para no equivocar el polvo con la paja, arquitectura efímera para la interacción «de todos con todos». O, en palabras de José Luis Paraja parafraseando a Celaya: «No es un lujo cultural para neutrales. En estas carpas se trata de la realidad y de querer transformarla en algo mejor».

Todo un clásico renovado en el que el detective Rufo se ha transformado en una Rufa voluptuosa y de un violeta furioso y que, a pesar de las itinerancias y las polémicas, llega para volver a demostrar que «la cultura es un derecho de la ciudadanía».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos