Por la vieja subida, hasta el Rañadoiro

La vieja carretera se transforma curiosamente en pista./Carmen Piñán
La vieja carretera se transforma curiosamente en pista. / Carmen Piñán

Los montes de Monasterio de Hermo, donde nace el río Narcea, acogen en sus faldas al mayor hayedo de Asturias

BERNARDO CANGA | CARMEN PIÑÁN

Por los puertos de Leitariegos y Rañadoiro cruzaban calzadas romanas que unían tierras de Villablino y Degaña, con las Cangas de Tineo. Por la carretera AS-15, que pasa por la capital del concejo de Cangas del Narcea, en dirección al puerto de Rañadoiro (con moderno túnel) se puede acceder bien a Degaña, aunque antes hay un típico pueblo, Larón; y su aldea vecina, La Viliella, que pueden ser punto de partida de bellos paseos por los lindes de la Reserva Integral de Muniellos, en el extremo occidental de los montes de Monasterio de Hermo, donde está el mayor hayedo de Asturias (lo mismo que Muniellos es el mayor robledal). El paseo que relataremos es por la sierra de Rañadoiro. Allí, en Fuentes del Narcea, nace el río de igual nombre. Cerca de La Viliella se encuentra la aldea de Corralín. En esos lugares hay sendas de época romana, pues estos sacaron mucho oro de esos montes; por eso dicen: «Corralín, cuenca de oro: tiras una piedra y aparece un tesoro». Ahora este pueblo tiene limitado su acceso con un portón, junto al puente de Baxancada y está prácticamente deshabitado. Solo mora en él una señora francesa, Francine Marcelle; comunicada con la civilización por el pueblo de Sisterna, tras dos horas de caminata (por La Viliella es más corto, pero el citado portón lo impide).

Datos

Distancia: 6 kilómetros.

Tipo de recorrido: Ida y regreso.

Desnivel: Unos 300 metros.

Duración: Hora y media a la ida, e igual al regreso.

Dificultad: Fácil.

Señalización: Nula.

Apta para: Cualquier caminante o ciclista.

Cómollegar: Por la carretera de Cangas del Narcea a Rañadoiro (AS-15), tomar el ramal que, tras pasar el moderno túnel, nos lleva a la izquierda, al Este, por la antigua carretera y viejo túnel. O, mejor, por la zona Norte del túnel, tras dejar El Poblo (km.80), a un kilómetro, sale la antigua carretera.

Hace tiempo propusimos una caminata (que ahora recordamos) desde la boca Sur del nuevo túnel de Rañadoiro (de casi 2 kilómetros de longitud); pues tras cruzarlo, se gira a los pocos metros a la izquierda, al Este, por la vieja carretera que ascendía al puerto de Rañadoiro (1.181metros de cota). A un kilómetro de dejar la caseta de control, se aparca el vehículo, junto a unas mesas, y se sube andando por el deteriorado asfalto de la antigua vía (que los lugareños quieren recuperar). En una curva sale una pista, a la derecha, al Este, que va en dirección a unas minas abandonadas. Un poco más arriba, hay un sendero señalizado, en la misma dirección, que baja a Larón. Tras una hora de suave subida por esa pista, se llega al viejo túnel y alto de Rañadoiro. En unos minutos se cruza el abandonado paso y se llega a su boca Norte. Allí hay tres ramales para seguir: Si se va por el camino de la izquierda, se baja, al Oeste, por esa vieja carretera a la boca norteña del moderno túnel, en una hora. Si se sigue a la derecha, al Este, se va por dos caminos distintos a los montes de Monasterio de Hermo, llegando en un par de horas a esa hermosa zona osera.

Pero una buena ruta, que proponemos hoy, es hacerlo al revés, por la zona Norte, tomando el ramal de la vieja carretera, cerca del pueblo de Rengos (“El Poblo”), junto al km 80; y seguir por ella como un kilómetro, para cruzar luego la actual carretera AS-15, junto a la boca norteña del moderno túnel; y continuar cerca de una cantera y área recreativa, por la antigua vía; que al cabo de un par de kilómetros se transforma en pista, pues se “destrozó”, a propósito, para hacer desaparecer la vieja carretera. En hora y media se sube suavemente, por bosque, a la boca Norte del viejo túnel. Los vecinos quieren que siga en servicio, en especial en época invernal, por las nevadas; pero los naturalistas la prefieren así. La caminata se podría realizar empezando por un lado y volviendo por el otro, uniendo esas dos rutas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos