Carmena, abierta a que Zapata pueda tener «otras tareas»

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena./
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

Aguirre culpa a Pedro Sánchez de la situación en el Ayuntamiento de Madrid

EUROPA PRESSmadrid

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha considerado esta mañana, antes de que Guillermo Zapata anunciase su dimisión, que "la visión sobre el humor negro" del edil Guillermo Zapata quizás aconseje que "pueda tener otras tareas" que no sean "las de responsable de Cultura".

más noticias

"Guillermo no es un problema, habrá que buscar la manera de poder rentabilizar mejor su actuación (...), pero en principio no es un problema", ha dicho hoy Manuela Carmena en una entrevista con Efe en su recién estrenado despacho del Ayuntamiento de Madrid sobre la polémica iniciada el sábado por los mensajes en redes sociales del concejal.

Sus mensajes ("¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero" o "Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcaser para que no vaya Irene Villa a por repuestos") los escribió como ejemplo de chistes "viejos" que circularon en su día y que eran "profundamente incorrectos por su crueldad", según explicó ayer. Carmena desconocía esos comentarios, que le despertaron preocupación, aunque asegura que él ha explicado su postura y ella la entiende: "Ahora estamos en el debate de cuál es el alcance del humor negro, y sobre esas cosas vamos a hablar".

Porque a su juicio la posición que Zapata "tiene una gran repercusión en la cultura", y en un debate tan controvertido como el del "humor negro" el Ayuntamiento debe mantener una "actitud prudente" al posicionarse en un lugar u otro del debate. Por eso no ve "un problema" que su enfoque sobre el humor negro aconseje la adopción de "otras tareas": "Es simplemente algo que está en el debate de la ciudadanía y, como todos los debates de la ciudadanía, hay que tenerlos como buenos". Y añade: "Si la sociedad critica algunas actuaciones de las que nosotros podamos tener, habrá que escucharlas, analizarlas y resolverlas".

Dice además entender las críticas del resto de grupos políticos a la actitud de su recién nombrado concejal -"Las palabras pueden ir cargadas de mucha violencia y pueden hacer daño y me preocupa ese daño"- pero cree que si no se hubiese "amplificado" la situación no habría tenido la misma repercusión. Pero pide no "dramatizar" la situación en que se ha visto envuelta en sus primeros pasos como alcaldesa: "Es la vida de la política, los ciudadanos tienen todo su derecho a decir lo que les parece respecto a las personas que han elegido (...) y hay que entenderlo como un acto más de la vida de la representación municipal".

Sigue manteniendo que hay una diferencia "absolutamente radical" entre Guillermo Zapata y el concejal de Participación Ciudadana y Transparencia, Pablo Soto, quien publicó entre 2012 y 2013 'tuits' ofensivos contra el exministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón ("Y para mi próximo truco necesitaré una guillotina, una plaza pública y a Gallardón").

Por la mañana, Aguirre había asegurado que las palabras de Zapata y Soto en Twitter son constitutivas de delito y ha exigido a Carmena el cese de estos ediles. A su vez, aseveró que el responsable de la situación que se vive ahora en el Ayuntamiento es el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, al declinar lo que el PP ofreció para que en la ciudad de Madrid se aplicara íntegramente el programa socialista y en su lugar "dar un contrato de adhesión a Podemos".