Desmantelada una célula de captación del Estado Islámico

Momento del arresto de una de las sospechosas por terrorismo yihadista en Xeraco. /
Momento del arresto de una de las sospechosas por terrorismo yihadista en Xeraco.

La operación se ha saldado con la detención de cuatro activistas en España y seis más en Marruecos

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Nuevo golpe a las redes hispano-marroquíes dedicadas a captar yihadistas para engrosar las huestes del Estado Islámico. Agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional y la DGST de Marruecos han detenido en las últimas horas a diez personas, cuatro de ellas en España, en localidades de Toledo, Barcelona, y Valencia y, seis en Marruecos.

«La operación demuestra las extraordinarias relaciones con Marruecos»

Cecilia Cuerdo | Málaga

El ministro del Interior, Jorge Fernández, ha explicado que las fuerzas de seguridad de España y Marruecos llevaban tiempo siguiendo la pista a esta importante plataforma logística de captación y radicalización, que tenía proyección internacional aunque operaba especialmente en estos dos países. También ha detallado que mantenía contactos con los terroristas del Daesh en Siria e Irak, lo que les facilitaba una "coordinación fluida" a la hora de organizar desplazamientos de los captados hasta esa zona o bien "una vez que fueran adiestrados y habiendo participado en actos terroristas, regresar a sus puntos de partida u otros lugares y convertirse en lobos solitarios".

Fernández, que ha informado de la operación conjunta en Málaga antes de presidir el desfile militar por los actos en honor de la Guardia Civil, ha asegurado que la operación demuestra las "extraordinarias relaciones" con el país vecino. Así, el ministro ha subrayado la estrecha colaboración entre las fuerzas de seguridad españolas y las marroquíes, asegurando que han alcanzado "un nivel de colaboración sin precedentes" . También ha querido destacar los esfuerzos de los cuerpos de seguridad españoles, que en esta legislatura han detenido ya a 156 personas, y ha resaltado el hecho de que esta operación antiterrorista coincide con la primera condena dictada por la Audiencia Nacional.

España sigue en el nivel cuatro de alerta por riesgo de un eventual ataque terrorista por lo que las fuerzas de seguridad siguen muy activas y en alerta para proteger lugares que pueden ser objetivos potenciales.

Según informa el Ministerio del Interior, los detenidos en España son dos mujeres de nacionalidad marroquí y dos hombres. Uno de los varones es de origen marroquí con nacionalidad española, y el otro un musulmán converso de nacionalidad portuguesa. Todos formaban parte activa de una red con dimensión internacional que operaba principalmente en España y Marruecos, apunta la Policía. Los arrestados desempeñaban un rol dinámico a favor de la radicalización, adoctrinamiento y reclutamiento de nuevos adeptos para el Daesh, principalmente de mujeres, insiste el departamento que dirige Jorge Fernández.

Según las investigaciones, la propia naturaleza de la red, así como los elementos operativos utilizados por sus componentes para llevar a cabo su labor, facilitaron la consolidación de ramificaciones en escala en España y Marruecos, creando de este modo conexiones de ámbito internacional que alcanzaban el contacto con operativos terroristas ubicados en zonas de combate. Esta conexión con miembros del Daesh les permitía disponer de datos en tiempo real de las circunstancias que facilitaban o impedían los desplazamientos de voluntarios a engrosar las filas el Califato.

"Absoluto compromiso"

El proceso de funcionamiento del grupo desarticulado se iniciaba cuando alguno de sus miembros mostraba públicamente su pleno y absoluto compromiso con la organización terrorista Daesh, justificando sus acciones terroristas y acatando totalmente su ideario. A partir de ahí, la labor de captación del entramado se dirigía principalmente a sujetos que interactuaban con la red, mostrando afinidad ideológica respecto a sus planteamientos, lo que propiciaba la conexión con sujetos radicales, cuyo proceso de captación se veía acelerado, apunta Interior.

MÁS INFORMACIÓN

Posteriormente, la red procedía al aislamiento de los nuevos miembros, siendo autorizadas sólo las relaciones entre los componentes del grupo. Una vez seleccionados los candidatos, y finalizado el proceso, se daban las instrucciones concretas para perfeccionar el desplazamiento a la zona de combate de destino, en el momento y de la forma oportuna.

La transmisión del ideario yihadista se realizaba en comunicaciones con un elevado grado de privacidad, algo que conseguían mediante el uso de plataformas virtuales de comunicación, que servían de filtro de seguridad.

En los registros domiciliarios efectuados hasta el momento se ha intervenido numeroso material informático y diversa documentación, todo ello pendiente de ser analizado.

La investigación ha sido coordinada en España por el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 5 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.