El rumbo de la izquierda alternativa hacia las elecciones agrieta IU

El rumbo de la izquierda alternativa hacia las elecciones agrieta IU

El consejo político federal apuesta por integrarse en Ahora en Común, tesis que apoya Orviz, mientras la Izquierda Abierta de Llamazares se desmarca

ANA MORIYÓN OVIEDO.

El proceso abierto por la izquierda alternativa para encarar las próximas elecciones generales ha abierto una grieta en el seno de Izquierda Unida. Aunque una reforzada mayoría del consejo político federal (89,4%) apoyó ayer la integración de la formación en Ahora en Común como estrategia de confluencia de cara a los comicios del 20 de diciembre, la asamblea se vio marcada por la posición de la corriente Izquierda Abierta. Sus dirigentes -entre ellos el portavoz parlamentario en Asturias, Gaspar Llamazares- expresaron su rechazo al proyecto de Ahora en Común por considerarlo «desinflado» y «empobrecido».

Por si esto fuera poco, anunciaron que no seguirán participando en los órganos de dirección de la coalición al sentirse «excluidos». Si bien no renunciarán por ahora a las responsabilidades que algunos siguen manteniendo, han puesto sus cargos a disposición de la dirección después de que se impidiera a la coportavoz de Izquierda Abierta, Montserrat Muñoz, y a la responsable de Justicia, Esperanza Martínez, asistir a la última reunión de la ejecutiva. «Nos han excluido de la formación», recriminó ayer el líder de Izquierda Abierta y diputado en Asturias, Gaspar Llamazares.

Este «portazo» fue quizá la gota que colmó el vaso para los representantes de esta corriente, que vienen manifestando desde hace tiempo sus diferencias con la dirección del partido en materia de convergencia y que ayer dejaron clara su postura con respecto a la integración en Ahora en Común. «Hemos transmitido nuestra preocupación porque entendemos que esta plataforma no favorece la unidad de la izquierda, sino que es una subordinación a Podemos», advirtió Llamazares, quien entiende que Ahora en Común es «propiedad» del partido de Pablo Iglesias. «Nosotros no estamos por la labor de la disolución electoral de IU. No vamos a ser cómplices de esa estrategia», añadió el diputado. Llamazares considera que presentarse a las elecciones bajo el paraguas de Ahora en Común y de la mano de Podemos, como se pretende, sería «tirarse por el precipicio».

Como portavoz en el Parlamento asturiano, Llamazares indica que la relación de IU y Podemos en la Junta General es muy significativa del distanciamiento entre ambas fuerzas. «De la teoría a la práctica hay mucha diferencia. Pero nosotros sí conocemos cómo actúa Podemos en la sociedad asturiana y en el Parlamento. No somos lo mismo, ni nos parecemos. En Asturias, para Podemos IU es más adversario que el PP y Foro. Por eso cuando nos hablan de unidad nos suena a música celestial», sostiene.

Su reflexión sobre la realidad parlamentaria asturiana no es un impedimento, en opinión del coordinador general de IU en Asturias, Manuel González Orviz, para acatar la decisión de los órganos del partido, que ayer respaldaron mayoritariamente -por 101 votos a favor, 11 abstenciones y un solo voto en contra- que Alberto Garzón se someta a las primarias de Ahora en Común para ser el número uno de la plataforma a la Moncloa. «No se trata de una fractura para IU, simplemente es una decisión democrática apoyada por la amplia mayoría y lo que queda ahora es legitimar el acuerdo mayoritario del conjunto», trató de zanjar el coordinador de IU en Asturias, quien confía en que impere «la sensatez y la cordura» entre la corriente de Izquierda Abierta. Tampoco quiere hablar Orviz de distanciamiento entre la ejecutiva del partido en Asturias y el grupo parlamentario, que lidera el propio Gaspar Llamazares, y que no comparte la integración de la coalición en este proyecto. «Las decisiones en Izquierda Unida son colectivas. Ésta es una discrepancia puntual, descarto cualquier posibilidad de quiebra», concluyó.

Sin embargo, los dirigentes de Izquierda Abierta no sólo se muestran contrarios a la decisión del consejo político, sino que abogan por buscar la unidad de la izquierda al margen de Garzón. De hecho, ya trabajan en ese objetivo. El pasado miércoles Izquierda Abierta participó en la reunión de la plataforma Convocatoria Cívica, de la que forman parte junto al exjuez Baltasar Garzón, la exdirigente juvenil del PSOE Beatriz Talegón y la exdiputada de Izquierda Unida Cristina Almeida.