La Junta abre el camino a la supresión del Consejo Económico y Social

Da el primer paso con la admisión a trámite de la propuesta del PP; Fade, CC OO y UGT instan a los partidos a evitar la desaparición del ente

A. S. OVIEDO.

La Junta abrió ayer el camino a la supresión del Consejo Económico y Social al admitir la toma en consideración de una proposición de ley del PP que plantea ese objetivo. La iniciativa, primer paso de la tramitación, contó con el respaldo de Podemos, Foro y Ciudadanos y el rechazo de PSOE e IU, que acusaron al resto de grupos de intentar eliminar «un órgano de participación democrática». En un comunicado conjunto, Fade, UGT y Comisiones Obreras, que forman parte del CES, instaron a los partidos a no llevar a la práctica esa medida cuando llegue el momento de tomar la decisión definitiva.

La toma en consideración solo es el punto de inicio del debate parlamentario, aunque los argumentos mostrados por los partidos favorables a la supresión del CES, cada uno con sus matices, apuntan a que la propuesta podría llevarse finalmente a la práctica. Los populares, a través de su diputado José Agustín Cuervas-Mons, justificaron la iniciativa en la «clara duplicidad» entre el órgano asturiano y el estatal y en el hecho de que el alto coste económico que supone, que cifró en más de 750.000 euros, no se corresponde con su, a su juicio, «escasa producción».

El CES «no es un órgano imprescindible», opinó, por su parte, Enrique López, de Podemos. «Teniendo en cuenta su coste, es oportuno abrir de nuevo el debate», añadió Cristina Coto, de Foro. «No hace falta un órgano con una estructura estable y permanente que consume recursos» para desempeñar esta labor, remachó Ignacio Prendes desde Ciudadanos.

En contra de la iniciativa votó el PSOE, que a través de Fernando Lastra avisó de que la decisión no supone activar un debate sobre la labor del CES, sino que se abre el camino a su eliminación. «Hay una finalidad clara, la supresión del CES», aseveró. También se posicionó así IU, que por boca de Ovidio Zapico alertó de un intento de «cargarse un pilar del Estado democrático».

Fade, CC OO y UGT, parte activa del consejo, emplazaron a los partidos a rectificar cuando llegue el momento de votar. «Suprimir el CES es eliminar una institución democrática formada por la sociedad civil asturiana que fortalece las políticas públicas emitiendo informes y dictámenes», reza su comunicado.

En el pleno la Junta aprobó, con el voto en contra del PSOE, una iniciativa de Podemos para abonar en 2015 parte de la paga extra anulada a los funcionarios. Y también una proposición pactada por PSOE, Podemos, IU y Foro para impulsar un plan de normalización del asturiano que fomente su utilización en las escuelas -proyectos piloto de uso vehicular en todos los niveles educativos y creación de un grado en la Universidad- y en la RTPA.

 

Fotos

Vídeos