Cruce de acusaciones entre Podemos y el Principado por la investigación a UGT

La instrucción del caso comienza hoy con la declaración del director del IFES, el responsable de Localmur y el representante legal del sindicato

A. M. / A. C. OVIEDO.

La investigación abierta en el Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo por la supuesta actuación fraudulenta en materia de subvenciones públicas llevada a cabo por el sindicato UGT, a través de su fundación el Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES), provocó ayer un cruce de acusaciones en la Cámara asturiana. El consejero de Empleo, Industria y Turismo, Francisco Blanco, tuvo que volver a explicar, en esta ocasión a preguntas de Podemos, los pasos dados por su departamento desde que el caso saltara a la luz y reconoció, nuevamente, que tras aparecer informaciones en los medios de comunicación se ordenó una revisión «más allá del procedimiento habitual» que concluyó con la revocación de parte de las subvenciones al sindicato. El Principado decidió, además, personarse en la causa a fin de ejecutar cuantas acciones correspondan, como también lo ha hecho Manos Limpias. Hoy, de hecho, comienza la instrucción del caso con la declaración del director del IFES, el responsable de Localmur y el representante legal de la central en Asturias.

Pero la versión de los hechos por parte del consejero no consiguió aplacar los ánimos de Podemos, que comparó la relación PSOE-UGT con la del PP y Luis Bárcenas. «PSOE y UGT son dos organizaciones que están entrelazadas en las últimas décadas y ahora, como pasó con PP y Bárcenas, cuando ya no pueden ocultar las irregularidades, se denuncian mutuamente», afirmó Daniel Ripa. El diputado de Podemos llegó incluso durante su intervención a acusar al Principado de intentar bloquear la investigación con su personación en la causa como, aseguró, lo «está haciendo en el 'caso Renedo'». No gustaron en absoluto estas palabras al consejero, quien replicó al parlamentario afeándole sus «prejuicios». «Está juzgando los hechos antes de que se produzcan», censuró.