Manuel Menéndez afirma que Liberbank trabaja «por los intereses de todos, incluidos los trabajadores»

Manuel Menéndez en su comparecencia en la Junta./
Manuel Menéndez en su comparecencia en la Junta.

Podemos reclama su dimisión y Foro le insta a «recapacitar» por el rumbo de la entidad, mientras PP y PSOE defienden su ejecutoria

OCTAVIO VILLA

La comparecencia del presidente de Liberbank, Manuel Menéndez, ante la comisión de Hacienda de la Junta General del Principado ha concluido con una defensa, por su parte, de que la entidad está "trabajando por mejorar las condiciones de todos, incluyendo las de los trabajadores", así como de que el banco es "solvente, comparativamente de los mejores del mercado y está mejorando su cuota de mercado en sus regiones de origen, tras cumplir con todos los requisitos de capitalización en tiempo y forma".

Fue tras dos horas de comparecencia por momentos muy bronca en el fondo, que no en las formas, en particular con Emilio León, de Podemos, y con Pedro Leal, de Foro.

A las preguntas de ambos sobre la marcha del banco y su pérdida de carácter asturiano, Menéndez respondió con insistencia, pero sin perder unas formas rayanas en la gelidez, que comparecía ante la comisión parlamentaria en su condición de patrono de la Fundación Bancaria Cajastur, no como presidente de Liberbank.

Así, se limitó a tildar de pasada de falsedad la afirmación de Emilio León de que su esposa habría retirado dos millones de euros de la entidad y a defender desde un punto de vista casi teórico que Liberbank es un "banco solvente y saneado".

No entró al debate sobre la bajada del valor de las acciones de la entidad "en más de un 60%", según dijo León, que también le afeó que a los clientes de fondos se les "haya convertido en accionistas forzosos", como tampoco entró en ninguno de los debates que le propuso Podemos (el caso de La Talá, la deuda subordinada , las retribuciones a Luis Garicano, al marido de la secretaria general del PP, a Santiago Martínez Argüelles, a Agustín Iglesias Caunedo o a él mismo).

El debate con Leal fue más sobre la pérdida de carácter asturiano de Liberbank, en lo afectivo, pero también desde el punto de vista de la conservación del empleo en Asturias y de los ingresos fiscales para la comunidad, pues el diputado de Foro criticó el traslado de la sede social a Madrid.

Más moderado fue el intercambio de pareceres con Gaspar Llamazares, de IU, muy centrado en la pérdida de carácter social de las cajas tras su conversión en bancos. Llamazares recordó que la obra social de la Caja llegó a tener un presupuesto similar al del Ministerio de Asuntos Sociales y que ahora "no es ni la treintava parte", lo que admitió Menéndez, si bien en su intervención final subrayó que "la Fundación Bancaria Cajastur tiene la inmensa mayoría de su patrimonio en Liberbank, así que todo lo que le vaya bien al banco le irá bien a la fundación y a su obra social" , abogando por una " simbiosis" entre la propia fundación, el banco y sus trabajadores.

A ellos se refirió el diputado del PP José Agustín Cuervas-Mons en su breve intervención, para solicitar a Menéndez "un esfuerzo" por la plantilla asturiana del banco. El PP recordó que propuso a Menéndez como patrono "y no tenemos ningún motivo para pensar que fue una decisión equivocada o incorrecta" , mientras que Margarita Vega, del PSOE, recordó también que los socialistas también le propuse yo y le apoyaron : "teníamos la obligación de poner gestores serios y capacitados, y lo hicimos".

El PSOE defendió que la transformación de las cajas en bancos fue una cuestión de "legislación estatal, el debate no corresponde al legislador autonómico", por lo que instó al resto de grupos a "apartar la nostalgia".

En su toma de posición, Emilio León criticó la actitud de Menéndez ante la comisión : "Ha sido como los testigos del Comité de Actividades Antiamericanas: Callaban, pero ellos lo hacían porque eran valientes, usted parece que lo hace por no violentar la omertá". Y, aludiendo a la situación de los pequeños accionistas, le espetó a Menéndez: "han robado a mis padres. Quédese con mi nombre como se quedan con sus ahorros". Vinculandole a nombres como "Rubio, Madoff o Rato", le hizo León a Menéndez una última petición: "Dimita".

Pedro Leal fue más moderado, pero instó a Menéndez a recapacitar sobre el rumbo de Liberbank , "que está perdiendo la confianza de los asturianos", tras haber "perdido Asturias el control del banco, ingresos fiscales y empleo".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos