«Por casos como el de Villa no damos un cheque en blanco a Pedro Sánchez», dice Podemos

La formación morada apunta directamente a FSA y UGT; el grueso de la oposición pide a Javier Fernández que dé explicaciones

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

«Por cosas como esta no damos un cheque en blanco al PSOE», afirmó ayer, rotundo, el diputado nacional de Podemos Segundo González enlazando la información publicada por este periódico sobre la fortuna oculta de José Ángel Fernández Villa con la negativa de la formación morada a apoyar la investidura como presidente de Pedro Sánchez. El parlamentario asturiano afeó al PSOE la ausencia de un compromiso claro y contundente de lucha contra la corrupción y le pidió «menos palabras» y «más garantías» si quiere su respaldo en el Congreso. Desde los partidos de la oposición en la Junta General del Principado se urgieron explicaciones sobre este asunto a los socialistas y en particular al jefe del Ejecutivo asturiano y secretario general de la FSA, Javier Fernández.

«Podemos exige garantías, no valen compromisos verbales de que nos vamos a portar bien», explicó González para poner en duda la credibilidad del PSOE, ahora que Sánchez quiere convertirse en presidente, a la hora de combatir la corrupción. «Los socialistas han dicho muchas veces una cosa y han hecho la contraria», añadió, citando episodios controvertidos como el propio 'caso Villa', la ampliación de El Musel o los ERE de Andalucía. Piensa el diputado que se puede ir mucho más allá a la hora de impulsar políticas para hacer frente a este problema y citó la iniciativa presentada ayer mismo por su grupo para acabar con las 'puertas giratorias'.

También hubo respuesta por parte de Podemos en Asturias. A juicio de la formación, el informe de la Guardia Civil que apunta a que Villa utilizó el SOMA como pantalla para desviar fondos hacia sus cuentas deja en una posición complicada tanto al ex líder sindical como a su partido, el PSOE, y a UGT. Advierte de un intento de ambas organizaciones de limitar este caso a Villa para «reducir los daños» pero recalca que «la corrupción ha mutado del partido al sindicato o del sindicato al partido». Villa y la cúpula de la Federación Socialista Asturiana y de UGT «vivían a cuerpo de rey de espaldas a los trabajadores que debían representar», sostienen los responsables de la organización morada.

En la Junta hay quien cree que el líder del PSOE regional debería comparecer y dar explicaciones. «¿Cómo va a limpiar Asturias si no es capaz de limpiar su casa?», planteó la presidenta de Foro, Cristina Coto, a Javier Fernández, reinterpretando los mensajes que desde las filas socialistas y desde Ciudadanos se lanzaron a Mariano Rajoy en la sesión de investidura del pasado miércoles en el Congreso.

«Villa debe ponerse de forma inmediata a disposición de la justicia para colaborar y aclarar el origen del dinero», anotó el portavoz de Ciudadanos, Nicanor García, que extendió esa misma exigencia tanto al PSOE como a UGT «en tanto que son parte implicada en el escándalo».

El portavoz de IU, Gaspar Llamazares, cargó directamente contra Villa, a quien acusó de «usar su sindicato como un cortijo y Hunosa como su fuente de lucro personal», y puso peros a la actuación de ambos organismos. Al SOMA, por su «exceso de confianza». Y a la hullera, por su falta de control y vigilancia.