Barbón ofrece la «seriedad» del PSOE ante el «vodevil de Almodóvar» del PP asturiano

Barbón ofrece la «seriedad» del PSOE ante el «vodevil de Almodóvar» del PP asturiano
Barbón y Lastra se abrazan sobre el escenario. / D. ARIENZA

Adriana Lastra reivindica el legado de Tini Areces y de Javier Fernández y defiende el papel del Gobierno para asegurar un futuro a Alcoa

A. SUÁREZ / Ó. PANDIELLO GIJÓN.

Los gravísimos problemas internos que atraviesa el PP asturiano, prácticamente en situación de guerra civil, son un caramelo demasiado apetitoso como para que el principal adversario electoral no lo paladee. Quien se dio ese placer ayer fue el secretario general de la Federación Socialista Asturiana y candidato al Principado, Adrián Barbón, que comparó la «seriedad» que ofrece su partido con el «vodevil» que a su juicio representa estos días el Partido Popular. «Si se guioniza no hay película de Almodóvar que lo supere», bromeó entre las carcajadas de los presentes.

Han vivido los socialistas momentos duros en clave interna los últimos años y disfrutan ahora con que la batalla haya cambiado de orilla. Barbón no hizo sangre pero sí ironizó con «la que está cayendo» en las filas populares o con la situación en Ciudadanos y sus polémicas primarias, «donde hay más votos que votantes», y trazó un comparación favorable a sus intereses entre los problemas que aquejan a los partidos de la derecha y la «estabilidad» que, dijo, encarna el proyecto del PSOE.

Aprovechó su tiempo el político lavianés para fijar sus prioridades de cara a la campaña autonómica. Se refirió a la industria, la política social, la I+D+i o la demografía. Y fue especialmente contundente a la hora de aludir a las infraestructuras y a los cambios en la variante de Pajares pactados por PP y Foro. «Nos tendrán enfrente, queremos que se termine la variante y se abra con tráfico mixto; ¡basta ya!», clamó.

«Pablo Casado, partido quebrado», ironiza Barbón, que busca el voto de los desafectos con Ciudadanos

«Pablo Casado, partido quebrado», terminó diciendo Barbón en referencia a los problemas del PP en Asturias. Su último mensaje fue una llamada a concentrar el voto progresista pero también a atraer a los desencantados de Ciudadanos con el escoramiento de su partido hacia la derecha más dura.

Muy aplaudida por los asistentes al mitin, la vicesecretaria general, Adriana Lastra, hizo un discurso marcadamente feminista, defensor de las políticas del Gobierno en la materia y crítico con las posiciones que al respecto mantiene la derecha. «Al feminismo no lo para nadie», clamó.

Lastra se volcó en respaldar la acción del Gobierno de Pedro Sánchez, sobre todo en sus políticas para Asturias. Señaló que con el PP Hunosa ya habría echado la persiana pero que con el PSOE sus mil trabajadores «ahí están, y para seguir» porque la empresa será un «referente» en la reactivación de las comarcas mineras. Y apostilló que el Ejecutivo está tomando medidas en el ámbito industrial para que las empresas electrointensivas, especialmente Alcoa, amenazada de cierre, tengan «futuro» en Asturias y en España.

El acto de Gijón reunió a la plana mayor del socialismo en Asturias, con presencia de la práctica totalidad de candidatos con que el PSOE concurrirá a los comicios generales de abril y autonómicos y municipales de mayo. Había también una nutrida representación de miembros del Ejecutivo, aunque no asistió el consejero de Presidencia y presidente en funciones ante la baja médica de Javier Fernández, Guillermo Martínez, que sí había estado previamente en los actos de la Casa Malva. El partido respira optimismo después de la notable afluencia de personas al acto de ayer, que se esperaba menos multitudinario, de ahí que se hubiese reservado un espacio no excesivamente amplio que provocó que mucha gente tuviera que quedarse en una sala anexa.