La agenda del independentismo se reactiva

El amarillo, instalado como color del independentismo catalán, llegará a las cabalgatas de reyes igual que el año pasado llegaron los farolillos. Cada gesto vale estos días para pedir la libertad de los Jordis, de Forn y de Junqueras, que mañana tiene una vista en el supremo donde se debatirá si sale en libertad. Su argumento de apuesta por el diálogo estará sobre la mesa del juez mientras sus compañeros de ERC empiezan a poner en duda la viabilidad de investir a Puigdemont.