El agresor iba a ser juzgado hoy

No podía acercarse a ella a menos de 300 metros, tampoco establecer ningún tipo de comunicación y sin embargo, Imanol había incumplido la orden de alejamiento en varias ocasiones.El último contacto se había producido hace unos días, varios testigos comentan que había recibido varias llamadas y mensajes, en algunos le amenazaba de muerte.Jessica denunció a la Guardia Civil, como ya había hecho en varias ocasiones y su agresor fue detenido el martes. Tras declarar, el juez de guardia lo dejó en libertad. Iba a ser juzgado hoy, pero ayer se presentó en el colegio del hijo que tenían en común y disparó a Jessica en cinco ocasiones, después se suicidó.Tenía 31 años, estaba obsesionado con el gimnasio. Imanol y Jessica habían estado más de seis años juntos, hasta que hace unos meses ella se mudó a Monforte del Cid, escapando de su agresor. La alcaldesa de la localidad, María Dolores Berenguer, en el acto de repulsa celebrado esta mañana ha declarado que las leyes no sirven cuando un agresor que amenaza de muerte termina en la calle.Porque Jessica hizo todo lo que tenía que hacer y sin embargo no ha podido escapar de su maltratador.