Barbón abre la «casa» socialista a los votantes «decepcionados» con Podemos

Adrián Barbón, durante su discurso ante el Comité Autonómico. / PABLO LORENZANA
Adrián Barbón, durante su discurso ante el Comité Autonómico. / PABLO LORENZANA

El secretario general de la FSA carga contra la formación morada y Ciudadanos, a los que acusa del bloqueo y la repetición electoral

JOSÉ L. GONZÁLEZOVIEDO.

A un mes de las segundas elecciones generales en un año, cuartas en los últimos cuatro, Adrián Barbón mostró ayer algunas de las líneas que marcarán el discurso de campaña de los socialistas en Asturias. Lo hizo ante su gente, en el seno del Comité Autonómico de la FSA, dos años después de haber sido elegido secretario general. Desde el atril lanzó un claro mensaje: hay dos partidos «responsables» de que el 10 de noviembre haya que volver a las urnas, y tienen que «pagar» electoralmente: Podemos y Ciudadanos.

Desde que el pasado mes de julio fracasara la investidura de Pedro Sánchez, Adrián Barbón ha centrado sus críticas en estas dos formaciones, responsabilizándolas del bloqueo del Gobierno. Ayer, con el horizonte de unos nuevos comicios muy cercano, el secretario general de la FSA y presidente del Principado lanzó la red en el caladero de Podemos, abriendo las puertas de la «casa» socialista a sus electores «decepcionados» para «concentrar el voto progresista».

De partido en proceso de «trituración interna» calificó Barbón a la formación morada, después del nacimiento de Más País, el partido liderado por Íñigo Errejón, ex número dos de Podemos, y que presentará una candidatura en Asturias encabezada por el que fuera diputado por la formación morada Segundo González. Con las encuestas enfriando las expectativas del PSOE, el mensaje de Barbón se dirigió también a atraer a los votantes del partido de Pablo Iglesias y a los «escépticos». Alcaldes, diputados y dirigentes locales escuchaban el discurso del secretario general dirigido a «salir a ganar» las elecciones y tratar de acercar a su proyecto a todos aquellos a los que se pueda sumar en el próximo mes defendiendo un discurso muchas veces repetido en los últimos meses: «Romper el cerco de la decadencia. No negamos los problemas, pero preferimos cometer errores que quedarnos quietos».

Hubo también ataques al PP, pero el nombre de la principal formación de la oposición no apareció en el discurso de Barbón. «Hay partidos en Asturias que están sin cabeza. No sé si tiene corazón o alma, pero cabeza no tienen», lanzó a la derecha del tablero.

En ese espectro encontró una diana más clara, la de Ciudadanos. Los cambios de discurso de la formación naranja sirvieron a Barbón para tratar de desmontar a un partido «que nacía con el mensaje de la moderación» y que «cuando pudo permitir un Gobierno moderado prefirió competir en la derecha».

«Extrema derecha»

Como ocurriera en las elecciones del pasado mes de abril, el miedo a la «extrema derecha» vuelve a asomar. Adrián Barbón considera que la «amenaza» no solo no ha pasado, sino que se ha vuelto más real con «su entrada en las instituciones». El secretario general de la FSA y presidente del Principado recordó que los votos de Vox sirvieron para formar Gobierno autonómicos y municipales y afirmó que el suyo es un discurso «de opresión y ataque a los derechos fundamentales».

En el discurso de Barbón también estuvo presente el delicado momento que atraviesa la industria asturiana, «que debe renovarse» al igual que el resto de sectores por el proceso de transformación mundial, y la importancia de que Pedro Sánchez siga en el Gobierno. «Asturias necesita tener influencia política en Madrid para que el Gobierno se implique en el cambio de paradigma económico. Y eso no lo consigue solo Asturias».

Más información