Barbón plantea un pacto con todos los partidos para la reforma de la financiación autonómica

Adrián Barbón preside el Consejo de Gobierno celebrado en la jornada de ayer. /  PABLO LORENZANA
Adrián Barbón preside el Consejo de Gobierno celebrado en la jornada de ayer. / PABLO LORENZANA

El PP recela de una propuesta que no apoyará «si lo que se pretende es ajustar cuentas con las comunidades que bajan impuestos»

JOSÉ L. GONZÁLEZOVIEDO.

El Principado quiere que en la negociación de la reforma de la financiación Asturias suene con una sola voz. El Gobierno regional solicitó una reunión de la Junta de Portavoces del parlamento regional para buscar un acuerdo de todos los grupos, una postura común que llevar a Madrid.

El Ejecutivo autonómico que preside Adrián Barbón juzga «imprescindible» el cambio de sistema y defiende un modelo que «no se centre en la capacidad fiscal de cada territorio, sino en las necesidades de gasto y el coste efectivo de los servicios». Solo así, sostienen, se garantizarán la «equidad y la solidaridad» entre las diferentes comunidades. Reclama además que, aparte del número de habitantes, se tengan en cuenta otras variables como el envejecimiento de la población, la dispersión geográfica y la orografía.

En su llamamiento al acuerdo, el Principado defiende una negociación «multilateral», frente a «otros planteamientos bilaterales», con la que lograr el «máximo consenso» en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Además, sostiene, intentará «reforzar las alianzas» creadas con otras comunidades durante la pasada legislatura y alcanzar un «amplio consenso social».

El pacto en Asturias no será sencillo. Durante la pasada semana, a raíz del anuncio de la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de realizar una nueva rebaja fiscal, Adrián Barbón lanzó un guante que no ha gustado en las filas del PP: que se tenga en cuenta la carga fiscal de las autonomías a la hora de calcular el reparto de los fondos, un ataque a las políticas liberales de los populares que fue secundado por los barones del PSOE y respondido después por el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, quien anunció que se subiría al carro de las rebajas fiscales de Madrid. «Si lo que se pretende es ajustar cuentas con las comunidades que bajan impuestos, no estaremos», afirmó el portavoz adjunto del PP en la Junta del Principado, Pablo González.

El diputado de los populares manifestó que su formación está a la expectativa de conocer en detalle la propuesta de Barbón y denunció que el actual sistema de financiación «penaliza a Asturias». Pablo González anunció una batería de medidas legislativas para cambiar un sistema de financiación que está «mal negociado» desde Asturias. Los populares pedirán que se incluyan criterios como la natalidad y el PIB per cápita, en detrimento de la renta per cápita, magnitud muy alta en Asturias, pero que no consideran representativa al estar muy influenciada por las pensiones.

En las filas de Ciudadanos, su portavoz, Laura Pérez Macho, señaló que el Principado puede contar con ellos para defender los «intereses» de Asturias y los principios de «solidaridad y equidad» entre territorios. Eso sí, reclamó que se desarollen políticas de control del gasto. «Queremos hacer un llamamiento a Barbón para que no eluda su parte de responsabilidad», señaló Laura Pérez Macho, quien defiende además la «autonomía fiscal» de las comunidades.

Fuentes de Podemos reclamaron al Principado que «defina» cuál es el modelo de financiación que pretende defender. «Si no se plantea una financiación autonómica que haga valer los intereses de Asturies y que termine con el ninguneo a nuestra comunidad, los llamamientos a la unidad carecerían de contenido real».

El portavoz de Foro, Adrián Pumares, remarcó que la petición de su partido es «que Adrián Barbón anteponga los intereses de Asturias a otros personales y partidistas. Debe oponerse a cualquier reforma cuyo objetivo sea ser moneda de cambio y que sea lesiva para Asturias».

Por su parte, la portavoz de IU, Ángela Vallina, reclamó el consenso más amplio en la Junta sobre este asunto y defendió la petición de que la fiscalidad sea tenida en cuenta en el reparto de los fondos autonómicos. «Sería lo ideal», señaló. El portavoz de Vox, Ignacio Blanco, defiende que Asturias tenga una postura común, aunque teme que la convocatoria sea «para conseguir un titular». Blanco señaló que reclamará que la financiación autonómica tenga en cuenta la renta per cápita excluyendo a jubilados y pensionistas. «Tendríamos claro que se computa lo realmente generado en la región».

Más