Prohíben salir del país al chófer de Bárcenas y a un comisario afín a Cospedal

Rosalía Iglesias y Luis Bárcenas./
Rosalía Iglesias y Luis Bárcenas.

El juez del 'caso Villarejo' impone medidas cautelares a Gómez Gordo y al agente Ríos, investigados en la 'operación Kitchen'

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

El comisario de la Policía Nacional Andrés Gómez Gordo y el también policía Sergio Ríos, antiguo chófer del extesorero del PP Luis Bárcenas, no podrán abandonar el país salvo con autorización judicial. Así lo decretó este miércoles el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, instructor de la 'operación Tándem' ('caso Villarejo'), que impuso a los dos agentes estas medidas cautelares reclamadas por la Fiscalía Anticorrupción tras su comparecencia como investigados.

Gómez Gordo, ascendido a comisario en diciembre y excargo de confianza de María Dolores de Cospedal en la Junta de Castilla-La Mancha, y Ríos están acusados en la pieza siete de la causa, relativa a la llamada 'operación Kitchen'. Se trata de una operación policial secreta y sin permiso judicial por la que se pagó con fondos reservados al chófer de Bárcenas para que le sustrajese documentos sensible del PP en su poder.

Gómez Gordo era inspector jefe cuando se desarrolló la operación, a partir de 2013, y está investigado por un delito de malversación de caudales públicos, según fuentes jurídicas consultadas, que enmarcan sus servicios en la posible captación del conductor para llevar a cabo este plan.

A Sergio Ríos, que pudo recibir 48.000 euros por este trabajo parapolicial y declaró el martes por espacio de tres horas, el juez le impuso además como medida cautelar para limitar el riesgo de fuga la retirada de pasaporte y obligarle a comparecer quincenalmente ante un juzgado. Está investigado por delitos de prevaricación, malversación, robo y allanamiento.

Sospechas

Quienes declararon este miércoles por los mismos hechos pero como testigos fueron Luis Bárcenas y su esposa, Rosalía Iglesias. El extesorero del PP fue trasladado a la Audiencia en furgón desde la cárcel madrileña de Soto del Real, donde cumple 33 años de condena en relación con la pieza principal del 'caso Gürtel'. Iglesias, condenada a 15 años en el mismo procedimiento pero en libertad provisional a la espera de que se resuelva el recurso en el Tribunal Supremo, entró por su propio pie.

El primero en prestar declaración fue Bárcenas, que se extendió durante algo más de una hora sobre su relación con el chófer y sus sospechas por el posible robo de documentación que tenía en su despacho de la sede nacional del PP, según señalaron fuentes jurídicas. Pasado el mediodía llegó el turno de Iglesias, que declaró sobre esta causa que se encuentra bajo secreto.

El matrimonio ya respondió sobre este asunto en la Audiencia el 21 de diciembre, pero lo hicieron ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número cinco, José de la Mata, que investiga la presunta financiación irregular del PP. El instructor quería saber si entre la documentación hay material relevante. Bárcenas señaló hasta tres momentos en que su conductor pudo haberse hecho con los papeles dado que le fue encomendado trasladarlos de lugar. Contenían, entre otras, anotaciones sobre la financiación de una campaña de Cospedal.

 

Fotos

Vídeos