Borrell y Calviño entran en las quinielas para marcharse a Europa

Nadia Calviño y Josep Borrell./EFE
Nadia Calviño y Josep Borrell. / EFE

Fuentes socialistas señalan que al ministro de Exteriores no le agrada ser cabeza de cartel para las elecciones del 26 de mayo

ADOLFO LORENTE | AGENCIAS

La proximidad de las elecciones europeas podría llevar a Pedro Sánchez a llevar a cabo cambios en un Gobierno con apenas cinco meses de vida y del que ya se han caído dos ministros.

El primero de los pasos que deberá dar el PSOE es elegir a su cabeza de lista, puesto que en los pasados comicios recayó sobre Elena Valenciano. La exmano derecha de Alfredo Pérez Rubalcaba no repetirá. Según fuentes socialistas citadas por Europa Press, el candidato podría ser Josep Borrell, un cometido que no sería del agrado del actual ministro de Asuntos Exteriores.

El jefe de la diplomacia española conoce de sobra Bruselas. De hecho, fue presidente de la Eurocámara entre 2004 y 2007. A favor de la permanencia de Borrell al frente de Exteriores juega la labor que está desarrollando para combatir el relato del independentismo catalán en Europa, uno de los principales cometidos para los que fue elegido por el Presidente del Gobierno.

Un comisario español

Otro nombre que ha salido a la luz es el de Nadia Calviño. La Comisión Europea finaliza su mandato el 31 de octubre y además de renovar a su presidente, hay que elegir a los 27 comisarios que conformarán el futuro Ejecutivo comunitario (uno por cada Estado miembro). ¿Quién sustituirá al popular Miguel Arias Cañete, actual titular de Acción por el Clima y Energía?

La decisión recaerá en el presidente de Gobierno de turno, supuestamente Pedro Sánchez. Incluso en el caso de que convocase elecciones anticipadas, es muy posible que seguiría tocándole a él por estar en funciones. Dicho de otro modo. La decisión nada tiene que ver con los cabezas de lista del PSOE o el PP para las elecciones europeas. Aquí el que manda es el dedo índice del inquilino de La Moncloa y podría inclinarse por Calviño. La actual ministra de Economía y Empresa fue uno de los fichajes estrella del nuevo Gobierno socialista al proceder, precisamente, de Bruselas, donde su currículo está muy considerado. Cuando recibió la llamada de Sánchez era directora general de Presupuestos, uno de los cargos técnicos de mayor caché. ¿Por qué decidió ir a Madrid con un ambiente político tan convulso y cuando en la Comisión ganaba tres veces más?

Además de la ambición personal de cada cual, quizá el porqué se encuentre en las elecciones europeas. ¿Será la futura comisaria española? En Bruselas, estarían encantados y su elección significaría que España contase con al menos una cartera y una vicepresidencia de relumbrón. «¿Por qué no? Es posible. Sería una gran comisaria», confiesa Joaquín Almunia. La gallega lidera todas las quinielas en los mentideros europeos, pero si al final decae su candidatura, el erial de potenciales candidatos es preocupante.

La confección de la listas también podría incluir a nombres ilustres del socialismo. Un factor que lo favorece es que España pasará a ocupar 59 escaños, cinco más de los actuales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos