Ciudadanos tendrá libertad para negociar sus pactos en Asturias tras las autonómicas

Ciudadanos tendrá libertad para negociar sus pactos en Asturias tras las autonómicas
El vicepresidente del Congreso, el asturiano Ignacio Prendes, conversa con Albert Rivera. / EFE

La dirección nacional fijará unas recomendaciones, pero cada territorio tendrá plena capacidad para decidir sus alianzas

DANIEL FERNÁNDEZ

El «no» de Ciudadanos a un pacto de Gobierno con Pedro Sánchez tras las elecciones del 28 de abril no se extenderá a las comunidades tras la cita con las urnas del 26 de mayo para elegir a los parlamentos regionales y corporaciones locales. El veto al PSOE se circunscribirá únicamente a la Moncloa. Lo que pase más allá de las elecciones autonómicas y locales «lo decidiremos nosotros, en Asturias», afirmaba ayer un dirigente regional de la formación naranja.

Como ocurre con todos los partidos desde el pasado viernes, cuando Pedro Sánchez anunció el adelanto electoral, las direcciones de todas las formaciones se están centrando en engrasar toda su maquinaria electoral para centrarse en la cita del 28 de abril. En el Comité Ejecutivo de Ciudadanos celebrado el pasado lunes, salió una consigna clara: pase lo que pase, salgan los números o no, Albert Rivera cierra la puerta a un pacto electoral con el Partido Socialista. «Ningún voto que vaya a Ciudadanos va a servir para que Sánchez siga como presidente del Gobierno», afirmó el número dos de la formación, el secretario general José Manuel Villegas. De esta forma, Ciudadanos allana el camino a una posible coalición tripartita de derechas con el PP y Vox.

El compromiso del partido de Rivera de no facilitar un Gobierno de Pedro Sánchez forma parte de la estrategia electoral de esta formación, que compite con el PP por el voto de centroderecha y con el PSOE por el de centroizquierda. Con el «no» a Sánchez, Ciudadanos se escora un poco más hacia la derecha, con el objetivo de ampliar más el campo electoral en el que quiere jugar este partido.

Sin embargo, este veto al PSOE de Pedro Sánchez solo se ceñirá a las elecciones del 28 de abril. De cara a los comicios autonómicos y locales de un mes después, el 26 de mayo, Albert Rivera dará libertad a cada territorio. Según puso saber este diario, la idea que baraja el líder de la formación naranja es la de fijar unos criterios generales. Serían, no obstante, directrices dirigidas más a los pactos municipales que a los autonómicos. Persigue Ciudadanos evitar que en ayuntamientos de comunidades donde hay fuerte arraigo de fuerzas nacionalistas que estos partidos puedan acceder a los gobiernos locales con los votos naranjas.

Y ese será el principal criterio que fijará la dirección de Albert Rivera a la hora de marcar su política de pactos postelectorales. Por lo demás, tanto los líderes autonómicos como los locales dispondrán de libertad para alcanzar acuerdos tras el 26 de mayo.

Y ese es el escenario en el que la dirección de Ciudadanos en Asturias trabajará de cara a las elecciones del 26 de mayo. Su política de pactos solo estará condicionada por acuerdos programáticos.

Las encuestas publicadas hasta el momento dan a la formación naranja un papel decisivo a la hora de formar gobierno en Asturias. Todos los sondeos coinciden en aventurar un triunfo del socialista Adrián Barbón, aunque la suma de los diputados de sus socios de izquierda -Podemos e IU- no sería suficiente para poder formar gobierno. Por contra, según las encuestas publicadas hasta el momento, un pacto PSOE-Ciudadanos permitiría formar un gobierno con mayoría absoluta.

Lo mismo ocurre en la derecha. Algunos sondeos dan, incluso, a Ciudadanos como la fuerza con más apoyos en este bloque. Otros, sin embargo, sitúan a la formación naranja por detrás del PP en una Junta General que reserva también escaños para Vox y Foro. Independientemente del resultado que emane de las urnas el próximo 26 de mayo, Ciudadanos sería decisiva a la hora de establecer posibles alianzas en este bloque del centro y derecha.

Más