La climatología, la orografía y la mano del hombre son las principales causas de la tragedia en Mallorca

La explicación al fenómeno tan devastador hay que buscarla en varias razones: el agua del mar está muy caliente, hay bajas presiones, una inyección de viento muy húmedo de levante que ha potenciado que todo ello se comporte de la forma tan agresiva que ha sido. Se esperaban lluvias pero no estaba previsto que esta concentración de nubes en la atmósfera pudiera dejar hasta 300 litros por metro cuadrado en una zona como la de Sant Llorenç, con un terreno especialmente seco y en el que el agua de tres barrancos confluye en un torrente que atraviesa el pueblo. A la localidad llega también otro cauce, y juntos buscaron salida natural hacia el mar, devastando todo hasta alcanzar S'illot. Pero la mano del hombre tiene también culpa, porque Sant Llorenç se ha construido en lugares catalogados por el Gobierno balear como inundables. Al final, la suma de una mala actuación urbanística y una naturaleza desbocada dan como resultado la tragedia vivida en Mallorca.-Redacción-