El cónsul gijonés Diego Muñiz, «ejemplo de cómo responder a las falsedades de Quim Torra»

El cónsul gijonés Diego Muñiz, «ejemplo de cómo responder a las falsedades de Quim Torra»
El president Quim Torra, en su conferencia en la Universidad de Stanford. En el recuadro, Muñiz Lovelace. / EFE / E. C.

El ministro Borrell pone al diplomático asturiano como «ejemplo» de cómo rebatir sus argumentos

R. MUÑIZ GIJÓN.

El gijonés Diego Muñiz Lovelace ejerce de cónsul de España en San Francisco y en la madrugada del lunes fue el protagonista de una de las estrategias que el Ministerio de Exteriores viene despegando contra el independentismo catalán: allí donde un representante de la Generalitat trata de buscar apoyo internacional surge un diplomático tratando de rebatir sus argumentos.

A Muñiz Lovelace le tocó seguir los pasos del president catalán, Quim Torra, hasta el Instituto Martin Luther King Jr., centro vinculado con la Universidad de Stantford. Su director de la institución, Clayborne Carson, invitó al líder independentista a pronunciar una conferencia después de sentirse utilizado por un periodista español. «Tradujo mis declaraciones interpretando que el director del instituto condenaba el movimiento (independentista). Tuve que clarificar que no lo condené, sino que aplaudo la vía de la no violencia», apuntó Carson.

El encargado de preservar la memoria de Luther King Jr. aclaró durante la presentación del conferenciante que el objetivo de escuchar a Torra no era «promocionar la noción de la independencia de Cataluña, sino para debatir sobre las cuestiones vinculadas a ese tema».

El president catalán aprovechó la tribuna para, durante media hora y en perfecto inglés, exhibir ante un centenar de estudiantes un discurso victimista. «Nuestros líderes sociales y políticos han sido encarcelados injustamente por una rebelión que jamás cometieron. Llevan un año en prisión. Un año sin sus familias, sin sus amigos, sin libertad y en el que sus derechos civiles y políticos han sido violados», manifestó. Apelando a los expresidentes estadounidenses Woodrow Wilson y Bill Clinton, como también al propio Luther King Jr., afirmó que los secesionistas también aspiran a «lograr su derecho a ser un estado y defender los derechos civiles de su población», según recogió la agencia Efe. «España se halla en una situación de regresión democrática, en la que la lucha por la república catalana es la única manera de recuperar nuestros derechos civiles y nuestra democracia», concluyó Torra.

Tras la conferencia, Carson dio turno de palabra a los alumnos para que formulasen sus preguntas. El gijonés aprovechó la ocasión para refutar al independentista, recordando que la Constitución española «no contempla la posibilidad de celebrar un referéndum de independencia», como tampoco lo hacen las cartas magnas de la mayoría de democracias occidentales. Muñiz Lovelace instó por ello al político catalán a «respetar las leyes» que han sido producto también de la voluntad popular.

Muñiz Lovelace retó a Torra a explicar por qué la declaración de independencia formulada y luego suspendida el 27 de septiembre «no recibió ningún reconocimiento internacional». El asturiano aclaró al auditorio que en España hay un nuevo Gobierno central que «ha manifestado en varias ocasiones su voluntad de dialogar, pero siempre dentro de los límites de la Constitución». Como respuesta, Quim Torra se limitó a situar la legislación internacional por encima de la española y reiterar que «si quieres encontrar una solución, la política es la vía». Desde ese punto de vista lamentó que el Ejército fuera el garante de la unidad de la unidad española, que la policía reprimiera el intento de referéndum y mantuvo su desafío: «El pueblo puede cambiar las cosas y los catalanes lo harán».

El rifirrafe fue jaleado por los medios de comunicación, aplaudiendo al cónsul o al político independentista según su tendencia. La noticia llegó al ministro de Exteriores, Josep Borrell, quien en las redes sociales amparó al asturiano. «Contundente réplica del cónsul general de San Francisco», presentó. La respuesta de Muñiz Lovelace es para el ministro catalán «ejemplo de cómo responde y seguirá respondiendo el cuerpo diplomático español ante las falsedades que difunde por el mundo el Sr. Torra».

Estrategia reconocida

Cabe recordar que Borrell remitió a todos los representantes diplomáticos españoles la intervención que el pasado 28 de junio tuvo el embajador de España en EEUU, el exministro popular Pedro Morenés, también ante el president catalán. Entonces como ahora el secesionista aprovechó la tribuna que le daba una organización extranjera para cargar contra la democracia española, ante lo que Morenés reaccionó pidiendo la palabra para desmontar el discurso. «Ningún embajador puede quedarse sentado escuchando tranquilamente cómo se descalifica a su país con cosas que, además, no son verdad», dijo entonces el ministro.

Muñiz es el último en aplicar ese mandato. Gijonés de 1951, es licenciado por la Universidad de Oviedo con premio extraordinario. En la carrera diplomática desde 1977, ha pasado por las legaciones de Copenhague, Estocolmo, Hendaya, Amberes, Lisboa y Mexico. Entre 2004 y 2010 fue director general del ministerio, luego durante cuatro años embajador en Dinamarca y desde noviembre de 2014 cónsul en San Francisco.

Síguenos en: