Los Defensores de Oviedo ofrecen su panteón para enterrar a Franco

Panteón propiedad de la Hermandad de Defensores de Oviedo en el cementerio de El Salvador. / MARIO ROJAS
Panteón propiedad de la Hermandad de Defensores de Oviedo en el cementerio de El Salvador. / MARIO ROJAS

«Si tanto lo quieren, que lo incineren y que sus cenizas se las repartan en una urna y las coloquen en sus salones», afirman en IU

ALBERTO ARCE OVIEDO.

La exhumación de los restos del que fuera dictador de España durante cuarenta años, Francisco Franco, es un tema que, en los últimos meses, ha levantado ampollas y suscitado polémicas a partes iguales. Ante la incertidumbre sembrada por el Gobierno sobre cuál será el lugar donde reposen los restos del ex jefe de Estado, enterrados en el Valle de los Caídos, si procede a su traslado las propuestas se suceden. La última, la de la Hermandad de Defensores de Oviedo, una asociación formada por excombatientes del bando nacional durante la Guerra Civil y que, en los últimos años, ha extendido el ingreso a familiares y amigos. Esta entidad ofrece su panteón del cementerio municipal de El Salvador como lugar para acoger el cadáver del dictador.

La propuesta fue hecha a través de un comunicado en el que dice que «la Hermandad de Defensores ofrece el Panteón de los Caídos para acoger los restos del caudillo de España y Generalísimo de los Ejércitos, don Francisco Franco Bahamonde».

La Hermandad, además, trasladó el ofrecimiento a la familia Franco, a través de Luis Alfonso de Borbón -hijo de Carmen Martínez Bordiú, nieta del dictador-, para su «valoración» si finalmente se produce la «pretendida exhumación» en su tumba del Valle de los Caídos. También garantizaron que la posible inhumación en Oviedo estaría envuelta en «honor y dignidad» como «reconocimiento al que fue Capitán de la Cruzada que salvó a Oviedo -y a España- de caer en las garras de la barbarie roja».

El ofrecimiento de la Hermandad de Defensores de Oviedo tuvo respuesta inmediata del concejal de Cultura de la capital asturiana, Roberto Sánchez Ramos 'Rivi'. El edil de Izquierda Unida dijo que «si tanto lo quieren, si tanto lo adoran, si tanto lo echan de menos, que lo incineren y que sus cenizas se las repartan en una urna y las coloquen en sus salones... Eso es amor».

Otro posible lugar para el traslado de los restos de Franco es la basílica de San Juan el Real, donde la familia de la esposa del general, Carmen Polo, cuenta con un nicho vacío en la capilla del Carmen. En esta misma basílica Franco contrajo matrimonio con su esposa en 1923 y allí reposan los restos de sus suegros: Felipe Polo y Ramona Martínez Valdés.

En este sentido, el rector de la basílica, Javier Suárez, dijo que esa posibilidad sería de «pleno derecho», ya que la ley eclesiástica es «tajante», y su «obligación» como párroco «es respetar la voluntad de la familia» llegado el caso, aunque aclaró que no ha recibido solicitud alguna en este sentido.

En este sentido, Sánchez Ramos reclamó a la Iglesia «abstenerse de ubicar en sus dependencias a un dictador y a un asesino condenado por la Humanidad» y que, al igual que ocurrió con los restos de los dictadores «fascistas» Adolf Hitler y Benito Mussolini, habría que «olvidarlos de la faz de la tierra».

Más información

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos