El PSOE ganaría las generales en Asturias y cinco partidos entrarían en el Congreso

Encuesta de GAD3 para EL COMERCIO./E.CGráfico
Encuesta de GAD3 para EL COMERCIO. / E.C

La encuesta de GAD3 para EL COMERCIO y LA VOZ DE AVILÉS refleja un avance socialista y la caída de PP-Foro y de Unidas Podemos; Ciudadanos se mantiene y Vox logra un escaño

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

El PSOE ganará con claridad las elecciones generales en Asturias ante una derecha que asiste a una acusada fragmentación de su voto. Es el escenario político que dibuja la encuesta elaborada por GAD3 para EL COMERCIO y LA VOZ DE AVILÉS, que refleja una expectativa de mejora de los socialistas y, en paralelo, un retroceso de la coalición de PP y Foro. El análisis demoscópico pronostica la irrupción de Vox en el Congreso y un deterioro de los resultados de Unidas Podemos, la alianza de Podemos e Izquierda Unida, y prevé que Ciudadanos mantenga su actual representación.

El sondeo hace una aproximación a la futura representación de Asturias en el Congreso teniendo en cuenta, como primer punto, que esta vez no son ocho los escaños en juego sino siete, fruto del implacable declive demográfico de la comunidad, lo que aprieta aún más la contienda. Siete escaños que podrían llegar a repartirse entre cinco fuerzas políticas, o siete si se tiene en cuenta que varias de ellas, Foro y PP por un lado y Podemos e IU por otro, concurren en coalición a los comicios del 28 de abril. Queda claro que el bipartidismo es cosa del pasado y probablemente por mucho tiempo.

FICHA TÉCNICA

Universo.
Residentes con derecho de voto en cada territorio.
Ámbito.
Provincial
Cuotas.
Por sexo y edad de la población residente en cada provincia según el censo electoral (INE).
Procedimiento de recogida de la información.
Entrevista telefónica asistida por ordenador (CATI) a teléfono móvil y fijo al 50%.
Tamaño de la muestra.
5.800 entrevistas a teléfonos móviles y fijos a nivel nacional. 400 en Asturias con un márgen de error de ± 5,0%.
Ámbito.
± 1,3% (5.800) para el total de la muestra para un grado de confianza del 95,5% (dos sigmas) y en la hipótesis más desfavorable de P=Q=0,5 en el supuesto de muestreo aleatorio simple.
Fechas del trabajo de campo.
Desde el 1 de marzo al 20 de marzo de 2019.

Pronostica la encuesta un triunfo del PSOE en Asturias, aunque está por ver si con la traslación de los porcentajes de voto a escaños esa victoria es rotunda o modesta. Los socialistas obtendrían un respaldo del 32%, diez puntos por encima del segundo partido en liza, el PP. La candidatura que encabeza la vicesecretaria general, Adriana Lastra, se aprovecha tanto de los vientos de cola que llegan de la presencia de Pedro Sánchez en la Moncloa, con lo que de 'efecto arrastre' ello supone, como de la tendencia a la baja que experimenta su competidor en el espectro ideológico de la izquierda, Unidas Podemos.

Más información

La incógnita es si ese triunfo, a la hora de traducir el voto a escaños, es suficiente para pasar de los dos asientos que en la recién finalizada legislatura el PSOE ha ocupado en el Congreso a tres. La encuesta sitúa precisamente a los socialistas moviéndose en una horquilla de entre dos y tres diputados. Repetir representación, pese a la mejora en el porcentaje de voto, sería una victoria amarga. Contar con un parlamentario extra sí sería considerado un éxito en toda regla por los dirigentes de la FSA.

Porque, según el trabajo demoscópico, hay un escaño que 'baila' entre el PSOE y el PP. En el caso de los populares todo apunta a que su coalición con Foro será incapaz de mantener los tres diputados que consiguió en las elecciones de 2016. El panorama ha cambiado mucho desde entonces. Ya no está Mariano Rajoy en la Moncloa y el referente que en circunstancias normales supone tener un Gobierno de tus propias siglas ayuda en esta ocasión al adversario, a los socialistas. Además, el proyecto de Pablo Casado no parece haber cuajado aún, con muchas dudas a su alrededor tanto dentro como fuera del partido, lo que complica las cosas.

La clave regional tampoco ayuda. El PP lleva semanas sumido en una crisis interna desde que la dirección nacional apostó por Teresa Mallada como candidata al Principado en detrimento de la presidenta, Mercedes Fernández. Lejos de suavizarse, la tensión entre los dos sectores se ha acentuado con el paso del tiempo y los conflictos -los anónimos que supusieron el final de la etapa de Luis Venta como secretario general, la auditoría sobre los gastos de Teresa Mallada en Hunosa...- se suceden. Y aunque lo que está en juego ahora no es la Presidencia del Principado, ya que la cita autonómica será en mayo, el desgaste interno y externo al que se ve sometida la formación es enorme y cargos de distinto rango no ocultan su temor a que las consecuencias ya se dejen notar en las generales.

La encuesta deja a la coalición de PP y Foro ante la perspectiva de una merma de su representación en el Congreso, con un apoyo del 22%, y el interrogante se sitúa en el alcance de la misma y en ese escaño que estaría en competencia con el PSOE. El mejor de los escenarios otorga a la alianza del centro-derecha dos diputados, lo que atenuaría el impacto del retroceso. El peor le concede un solitario escaño, un resultado realmente negativo que además dejaría fuera de la Cámara a Foro porque su representante en la candidatura conjunta, Isidro Martínez Oblanca, ocupa el número dos. De ser así solo resultaría elegida la popular Paloma Gázquez.

El 'sorpasso' que no fue

En un panorama político sometido a constantes sacudidas, la que ahora se ve inmersa en un contexto de abierta fragmentación política y electoral es la derecha. Una realidad que en su momento experimentó la izquierda, cuando la efervescencia de Podemos amenazaba con un 'sorpasso' al PSOE que nunca llegó a producirse, y que ahora cambia de bando. En la izquierda esa dispersión del voto sigue existiendo, pero la rivalidad entre los dos grandes polos se atenúa.

Es así porque mientras los augurios de los socialistas son favorables, en el caso de Unidas Podemos sucede todo lo contrario. Ni el clima nacional ni el regional ayudan a intentar mantener los dos escaños que la confluencia de la izquierda cosechó en el Principado en las generales de 2016. Con el liderazgo de Pablo Iglesias cada vez más cuestionado y en plena fractura por la salida del antaño número dos, Íñigo Errejón, desde Madrid solo llegan malas noticias.

Y, en el plano asturiano, la presencia de Izquierda Unida en esa coalición se ha cerrado con calzador. Una mayoría de la militancia se ha posicionado en contra de la misma y parece difícil pensar que la organización se volcará en una campaña en la que buena parte de sus afiliados y dirigentes no cree. No es de extrañar, pues, que la previsión para Unidas Podemos, que obtendría un 12% de los votos, se quede en un único parlamentario, en este caso Sofía Castañón, del partido morado, quedando fuera el representante de IU, Juan Ponte.

De la encuesta de GAD3 se desprende que la dura competencia en la derecha penaliza especialmente al PP. Más allá de que exista cierto movimiento de voto transversal, si Ciudadanos no altera sustancialmente sus resultados y mantiene su escaño, de nuevo en la persona de Ignacio Prendes, todo lleva a pensar que la irrupción de Vox, que conseguiría un respaldo del 11% y obtendría un diputado, se cimentará a partir de quienes en los últimos comicios respaldaron al PP y ahora se decantan por el partido que en el ámbito nacional lidera Santiago Abascal.

Todo apunta pues a que el resultado final de las generales en Asturias se jugará en porcentajes de voto muy apretados. Que el PSOE obtenga un triunfo a secas o uno incontestable, o que el PP contenga la hemorragia o sufra una sangría, quedará a expensas de una campaña electoral que se presume intensa y agitada. Sí parece que por la circunscripción del Principado habrá hasta cinco partidos representados en el Congreso, toda vez que Unidas Podemos, Ciudadanos y Vox se mueven en niveles de respaldo muy similares. Fuera de ahí solo aparece el partido de Gaspar Llamazares, Actúa, pero el 5% de respaldo estimado se queda muy lejos del necesario para tener presencia en la Cámara.