Errejón insta al PSOE asturiano a salir del «inmovilismo» y favorecer el diálogo

Íñigo Errejón participó ayer en los actos festivos de Podemos en Gijón. / CAROLINA SANTOS
Íñigo Errejón participó ayer en los actos festivos de Podemos en Gijón. / CAROLINA SANTOS

Aboga por extender a la región el clima estatal de cooperación y confía en que el Principado sea un «bastión de gobierno» de Podemos tras las elecciones de 2019

A. SUÁREZ GIJÓN.

Sorprendido se confesó ayer en Gijón el secretario de análisis estratégico y cambio político de Podemos y diputado en el Congreso, Íñigo Errejón, por la situación política en Asturias. Por el hecho de que mientras en el ámbito estatal las fuerzas de la izquierda acercan posturas, como se puede comprobar en el principio de acuerdo alcanzado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en el plano regional las distancias se mantengan. Una situación que achacó al «inmovilismo» del PSOE asturiano, a cuyos responsables emplazó a trasladar a la comunidad el clima de acercamiento que se puede constatar en Madrid, para favorecer así el diálogo y el consenso.

Errejón fue ayer el protagonista de la folixa popular con la que Podemos celebra el Día de Asturias, en el marco de un acto a la par festivo y reivindicativo en el que los mensajes tuvieron un calado especial en la medida en que este es el curso político previo a las elecciones autonómicas y locales de la primavera de 2019. Su intervención se movió en un doble plano. Por un lado, ese emplazamiento a los socialistas del Principado a tomar nota del clima de acercamiento que entre el PSOE y el partido morado se percibe en Madrid. Por otro, a trasladar la convicción de que, después de esos comicios, Asturias será un «bastión de gobierno» de Podemos.

Errejón consideró crucial el curso político 2018-2019. En el corto plazo, habló de la necesidad de convertir en «medidas consolidadas» los avances que pueden constatarse en las conversaciones con Sánchez y el PSOE en Madrid. A su juicio, los socialistas solo tienen la alternativa fiable de Podemos para pactar porque por la derecha aparecen el PP y Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera, «de los que solo van a recibir crispación». Al Gobierno le pidió Errejón voluntad de que la buena sintonía actual cristalice en medidas concretas, situando como prioridad una política de «justicia fiscal» que certifique que «los privilegiados tienen que cumplir» adecuadamente con Hacienda.

Más información

En el medio plazo, el dirigente de Podemos apuntó a la cita con las urnas de la primavera de 2019, que a su juicio debe servir para que su partido, en las comunidades -caso de Asturias- y en los ayuntamientos se convierta en fuerza decisiva de gobierno. En tanto en cuanto llegan esos comicios, Errejón retó al PSOE del Principado a moverse de su actual posición «inmovilista» y facilitar una relación más fluida con su partido. «Estoy seguro de que a sus votantes les gustaría», anotó.

La referencia de Errejón tiene su miga porque la relación entre el PSOE y Podemos en Asturias no pasa por un buen momento -en realidad ese buen momento nunca ha existido- ahora que llega el tiempo de negociar los presupuestos de 2019. El partido morado insiste en su exigencia de la gratuidad del 0 a 3, medida que el Gobierno regional ve «inviable» de hoy para mañana.

El secretario general de Podemos en Asturias, Daniel Ripa, apuntó directamente al presidente del Principado, Javier Fernández, en su discurso. Comparó su presencia en los actos de Covadonga «junto a la monarquía y el arzobispado» con la cercanía de Podemos «con la Asturias real». E hizo hincapié en que «el régimen de Fernández se acaba» y que es momento de abrir otra etapa en la que, confió, la formación morada debe jugar un papel decisivo.

Podemos parece decidido a coger la bandera de la oficialidad del asturiano como elemento clave de campaña. «Mañana mismo» se podría tomar esa medida, dijo Ripa, descargando la responsabilidad en el PSOE.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos