«No sé en qué espacio político está Más País, no conozco lo que proponen»

Sofía Castañón, instantes antes de comenzar la entrevista. / J. PAÑEDA
Sofía Castañón, instantes antes de comenzar la entrevista. / J. PAÑEDA

«Creo que la propuesta de una coalición no estuvo encima de la mesa. Si se busca el entendimiento no se ofrece algo para luego retirarlo»

ÓSCAR PANDIELLOGIJÓN.

Después de una legislatura estéril y con las negociaciones frustradas para formar Gobierno aún recientes, Unidas Podemos se prepara para unas nuevas elecciones con dos fantasmas sobrevolando el tablero político: la abstención y la llegada de Más País, una nueva alternativa electoral que ya ha anunciado su presencia en Asturias de cara al 10-N. Al frente de la coalición de izquierdas estará en el Principado, de nuevo, la poeta Sofía Castañón (Gijón, 1983), responsable de las secretarías de Feminismos y Cultura dentro del Consejo Ciudadano Estatal del partido y mujer de confianza de Pablo Iglesias a lo largo de los últimos años. A su juicio, la presencia de Unidas Podemos en un gobierno progresista resulta «esencial» para garantizar los derechos sociales de los españoles. «Sobre todo después de descubrir las mentiras de Sánchez. Somos necesarias».

-Otra vez campaña, otra vez elecciones. ¿Se pudo hacer más por evitarlas?

-Nosotros lo estuvimos intentando todo hasta el último momento. Teníamos claro que en la mesa de negociación no nos íbamos a levantar hasta sacar algo en claro. Estamos sorprendidos con la irresponsabilidad de Sánchez, que ha ignorado el mandato de las urnas. Se puede poner como quiera pero los gobiernos en este país y en muchos otros ya no van a ser en solitario. Le toca decidir si quiere dar soluciones a los problemas de las personas o apuntalar un Gobierno para los poderes económicos que deje tranquila a la CEOE.

-Más allá de las culpas, parece innegable que el votante de izquierdas se siente defraudado por haber llegado a esta situación.

-Sí, pero eso es una trampa también. Comprendo la decepción, la comparto como ciudadana, pero entrar en la trampa de la decepción y traducirla en no acudir a las urnas es exactamente lo que quieren que hagamos. Lo que le pasa a Sánchez es que cuando vota el 76% de la población después dice que no le gusta lo que han votado.

-Habla de poca voluntad por parte del PSOE. ¿Pero Unidas Podemos ha hecho todo lo que estaba en su mano para desbloquear la situación?

-Se hizo todo lo posible, pero siempre hay que hacer autocrítica cuando no consigues lo que te propones. Pero lo hemos intentado con todas nuestras ganas, y eso es a lo que nos habíamos comprometido. La cosa es que si vamos a las urnas por cuarta vez en los últimos cuatro años es que les incomodamos, que no les gusta lo que estamos planteando nosotros y, por tanto, lo que ha defendido la gente en las calles los últimos años.

-Iglesias pudo aceptar un Gobierno de coalición justo antes de la investidura fallida. ¿Se ha arrepentido de no hacerlo?

-¿Realmente crees que lo tuvo en su mano? Es decir, si inmediatamente retiran la oferta, ¿ésta estuvo alguna vez sobre la mesa de verdad? Es que no lo puedo entender. Si realmente se busca el entendimiento no se ofrece algo y para luego retirarlo automáticamente cuando el otro no está dispuesto. Creo que nunca estuvo sobre la mesa, porque si no no entiendo ese nivel de irresponsabilidad hasta el punto de ir a nuevas elecciones.

-No fue, por tanto, un problema de la 'calidad' de los ministerios que les ofrecían.

-Fue cuestión de sus competencias y de lo que queríamos hacer. No queríamos estar en el Gobierno para ocupar sillones. Lo que queremos es combatir los precios abusivos de los alquileres, ya sea en Madrid o Xixón, queremos poder actuar con la brecha salarial y con aquellos problemas acuciantes que nos ocupan en el futuro inmediato.

-Las pasadas elecciones no le fueron precisamente bien a UP. ¿Qué le hace pensar que esta vez la situación será distinta?

-En Asturias, que es el lugar que más me atrevo a analizar, aunque también lo veo extrapolable al resto del Estado, se valora que la gente cumpla lo que dice. Saben que no tenemos deudas, saben que tenemos la firme decisión de derogar las reformas laborales y que lo vamos a cumplir si tenemos la oportunidad. Sánchez y el PSOE dicen cosas muy bonitas en campaña, pero cuando llegan al poder es otra cosa distinta. Sánchez no me parece muy de fiar, y su electorado no merece a una persona que no cumple lo que dice.

-¿Hasta qué punto es una mala noticia para ustedes la irrupción de Errejón?

-Las malas noticias son que seguimos sin hacer nada con la factura de la luz, con los alquileres abusivos... esas son las verdadera malas noticias. Hablar de lo que les afecta a los partidos es mirarnos mucho al ombligo.

-Pero sí es cierto que el nacimiento de Más País, vinculado a su espectro político, se produce en una coyuntura muy sensible para su partido.

-No me atrevería a decir en qué espacio político está en tanto que no conozco lo que proponen.

-Aquí, con Más Asturies, las alternativas políticas son numerosas para apenas siete escaños. ¿Teme por el suyo?

-Mi mayor temor es que vuelvan a llevarnos por irresponsabilidad a una situación de inacción política, como ha pasado después de esta legislatura inane. El mayor temor que debemos tener es que estemos trabajando para algo que no sirva. Claro que quiero que Unidas Podemos esté representada en el Congreso, y sobre todo por Asturias porque quiero hacer cosas. La ambición tiene que ser política y colectiva, no mirando solo a mi escaño. Y no conociendo cuales son sus propuestas no sé por qué se podría hacer ese trasvase de votos.

Lea la entrevista íntegra en la edición impresa de EL COMERCIO y en Kiosko y Más.