La exhumación de Franco abre una nueva brecha política en Asturias

La exhumación de Franco abre una nueva brecha política en Asturias

PSOE, Podemos e IU opinan que «urge por dignidad democrática», mientras PP, Foro y C's ven en el decreto una «cortina de humo» para ocultar la debilidad del Gobierno

ANA MORIYÓN OVIEDO.

La aprobación por parte del Consejo de Ministros del real decreto que da luz verde a la exhumación de Francisco Franco abre una nueva brecha política en Asturias. El debate desatado a nivel nacional por la iniciativa del Gobierno de Pedro Sánchez de retirar los restos del dictador del Valle de los Caídos tiene su propia proyección en el Principado, donde la división entre los partidos políticos está clara. De un lado, el PSOE -como promotor de la iniciativa- apoyado por Podemos e IU argumentan que la exhumación urge «por dignidad democrática»; mientras que PP, Foro y Ciudadanos ven en el real decreto una «cortina de humo» para ocultar la debilidad del Gobierno central.

El secretario general de la Federación Socialista de Asturias, Adrián Barbón, ha venido defendiendo a ultranza la necesidad de retirar los restos del dictador del monasterio madrileño en las últimas semanas y ayer incidió en sus argumentos. «Es una decisión profundamente democrática, que simboliza una apuesta por la reconciliación, tal y como aconseja la ONU y aprobó por amplísima mayoría el Congreso de los Diputados». En su opinión, era una «anomalía democrática que un dictador tuviera su mausoleo funerario en un espacio propiedad de Patrimonio Nacional», algo que «nadie se imagina» que pudiera ocurrir en Alemania con Hitler o en Italia con Mussolini. «Con esta decisión, se pone fin a esa anomalía y se dignifica la democracia», zanjó.

Coincide con su razonamiento Segundo González. El diputado nacional de Podemos entiende que es «incompatible con la democracia» que se mantenga un mausoleo que homenajea a un fascista. «Es urgente la exhumación y que el Valle de los Caídos se convierta en otra cosa», instó el parlamentario, quien avanzó que Podemos trabaja ya en una iniciativa para convertir este lugar en un espacio orientado «a la memoria democrática y a la superación del franquismo». González fue, además, muy crítico con la postura que mantienen PP y Ciudadanos, a quienes acusó de «poner excusas» para impedir la exhumación del dictador. «Parece que están compitiendo para ver quién está más a la derecha y se lleva los cuatro votos de nostálgicos franquistas», recriminó el diputado.

En la misma línea, el portavoz de IU en la Junta, Gaspar Llamazares, esgrimió que «en democracia no puede haber un mausoleo a un dictador construido con trabajo esclavo y acompañado de la mayor fosa común de la dictadura». De ahí que, sentenció, «exhumar a Franco y sacarlo del Valle de los Caídos es un imperativo democrático». En su opinión, «cuando se vacíe quedará como cenotafio del horror de la dictadura, los desaparecidos, los campos de trabajo».

«Fraude de ley»

Al otro lado, el PP asturiano tildó de «fraude de ley» la fórmula jurídica utilizada por el Gobierno de Pedro Sánchez para acelerar la exhumación de los restos de Franco, por lo que «es lógico que nuestro partido se esté planteando recurrir un decreto que no está justificado en términos de urgencia». El coordinador general de los populares, Agustín Cuervas-Mons, mantiene que la retirada de los restos «no es una prioridad para los españoles ni mucho menos uno de sus problemas más importantes. Hay que trabajar por el futuro, no por el pasado. El pasado hay que superarlo».

Foro también opina que el real decreto «es la maniobra más importante de distracción de un gobierno fantasma, inoperante e incompetente», y acusó a Pedro Sánchez de escoger esta fórmula «para ocultar y disfrazar su impotencia para resolver los problemas reales de los españoles y de los asturianos». Su presidente, Pedro Leal, añadió además que el PSOE se ha convertido en «un títere de Podemos en la cruzada para hacernos retroceder al año 1936, y usa el Gobierno para tratar de recuperar los votos disgregados en las diferentes fuerzas de izquierda».

Por último, Ignacio Prendes, portavoz de Ciudadanos en Asturias, reconoce que en una democracia «no son admisibles mausoleos en homenaje a un dictador». No obstante, sostiene que, «después de 40 años y una transición que permitió reconciliar a los españoles, no hay urgencia ni especial necesidad que justifique este decretazo», que calificó de «cortina de humo» para tapar la debilidad del Gobierno de Sánchez. «Hay que hacer las cosas bien y no con esta chapuza», resolvió.

 

Fotos

Vídeos