Fade cree que subir impuestos «no es el camino» y pide «contener el gasto»

Belarmino Feito, presidente de la Federación Asturiana de Empresarios. / MARIO ROJAS
Belarmino Feito, presidente de la Federación Asturiana de Empresarios. / MARIO ROJAS

La patronal rechaza el incremento fiscal que baraja el Gobierno y avisa del riesgo de «condicionar la capacidad inversora de las empresas»

A. SUÁREZ OVIEDO.

Los impuestos, la posible subida de algunos de los ya existentes y la creación de otros nuevos, se antoja uno de los grandes debates del curso político que arrancará en septiembre. Sobre la mesa está la negociación entre el Gobierno de Pedro Sánchez y sus potenciales aliados, singularmente Podemos, para sacar adelante el techo de gasto y la nueva senda de estabilidad, un asunto en el que la fiscalidad va a jugar un papel decisivo. Al incremento de los tributos se opone con firmeza la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), cuyo presidente, Belarmino Feito, señala que la subida de impuestos «no es el camino» y que aboga, como alternativa, por la combinación de dos medidas: la contención del gasto y una mayor incentivación de la inversión.

La discusión política tiene visos de ser intensa. Podemos ya ha planteado una retahíla de propuestas de incremento fiscal como precio de su apoyo al techo de gasto que quiere aprobar el Gobierno de Sánchez, primer paso en el camino hacia unos nuevos presupuestos para 2019. El PSOE, por su parte, defiende su iniciativa y sostiene que algunos de los tributos de los que se discute, caso del que gravaría a la banca, forman parte de su programa. Los socialistas señalan que un eventual repunte de la presión fiscal afectaría a las grandes riquezas y a las grandes empresas, dejando fuera a las clases medias y trabajadoras. En el extremo opuesto, PP, Ciudadanos y Foro no se creen ese argumento y alertan del impacto de esa política sobre el bolsillo de los ciudadanos y del peligro de declive de la economía.

Para la patronal empresarial asturiana, adentrarse en un terreno «tan sensible» como el de la fiscalidad y su posible subida requiere de «reflexión y prudencia». Su presidente considera que una mirada atrás permitiría contrastar que el incremento de los tributos para financiar un mayor gasto público no es una solución eficaz.

Más información

«Las experiencias del pasado demuestran que gastar más, y sobre todo si se hace a costa de una mayor presión fiscal a quienes crean riqueza para las regiones, empleo para sus ciudadanos y contribuyen de forma clara y significativa a la mejora del estado de bienestar, no es el camino», razona Feito. Que, contundente, apostilla: «Es pan para hoy y hambre para mañana».

Para el presidente de los empresarios asturianos, la ruta a seguir debe ser otra. Pasa, expone, por la combinación de dos estrategias. Por un lado, «la contención del gasto». Por otro, «una mayor incentivación de la inversión». Precisamente, argumenta Feito, «todo lo contrario a la receta que parece que se quiere proponer».

Endeudamiento

Entiende Fade que hay margen suficiente para adoptar políticas de reducción del gasto público «sin necesidad de condicionar a los empresarios ni limitar la capacidad inversora de las empresas» a través de una mayor presión fiscal. Especialmente, añade su máximo responsable, si se tiene en cuenta el «delicado momento» de la economía española por su «alto grado de endeudamiento», al borde del 99% del Producto Interior Bruto. La reflexión de Feito tiene que ver con los últimos datos facilitados por el Banco de España, que sitúan el pasivo de las administraciones públicas en 1,16 billones de euros tras experimentar un crecimiento del 2,4% respecto del anterior registro.

Entremezclado con las negociaciones sobre el techo de gasto y la senda de estabilidad, el debate sobre la subida de impuestos va a tener su miga. Sobre todo porque la fiscalidad siempre ha sido una cuestión muy vinculada al clima electoral y a estas alturas nadie tiene muy claro, más allá de que en primavera del 2019 hay autonómicas y municipales, cuándo se convocarán las generales. De momento PSOE y Podemos lanzan el mensaje de que las subidas de impuestos se centrarán en las grandes empresas y los grandes patrimonios, mientras que desde el espectro del centro-derecha se acusa a la izquierda de castigar al ciudadano medio y se alerta de que estas políticas supondrán volver a la senda «de la recesión y la quiebra» del país.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos