La falta de acuerdo bloquea la renovación de la Sindicatura y la RTPA

La falta de acuerdo bloquea la renovación de la Sindicatura y la RTPA
Mercedes Fernández, ayer, a su llegada a la junta de portavoces. En primer plano, Guillermo Martínez y Marcelino Marcos. / P. LORENZANA

Salvo giro de última hora, los cambios en ambos órganos quedarán en manos del Parlamento que surja de los comicios autonómicos de mayo

A. SUÁREZ OVIEDO.

O mucho cambian las cosas o la renovación de la Sindicatura de Cuentas quedará para la próxima legislatura. El plazo para la presentación de candidatos termina mañana y el acuerdo está a estas alturas lejos, muy lejos. No hay entendimiento entre los dos partidos mayoritarios, PSOE y PP, porque a los socialistas no les convence en modo alguno la propuesta de los populares, el hoy diputado José Agustín Cuervas-Mons. Sin la formación conservadora en la ecuación, quedaría la alternativa de un entendimiento de las fuerzas de la izquierda que parece muy complicado.

No parece que en los partidos haya un especial interés por cerrar ahora la renovación de la Sindicatura y todo apunta a que será el próximo Parlamento surgido de los comicios del 26 de mayo el que tome las decisiones. Ha habido algunos contactos y muchas especulaciones, pero poca concreción. El más contundente en su iniciativa ha sido el PP, que planea presentar a Cuervas-Mons como aspirante a pesar de que la presidenta, Mercedes Fernández, evitó ayer citar su nombre en público. Ese planteamiento en ningún caso será aceptado por el PSOE.

«La ciudadanía exige evitar las puertas giratorias y la propuesta del PP va en sentido contrario», anotó el portavoz socialista, Marcelino Marcos, que cree que el parlamentario dista mucho de cumplir los requisitos exigidos de independencia o imparcialidad. «No es asumible» para el PSOE, prosiguió, «y no estamos dispuestos a aceptarlo», dando así por hecho que, si la cosa no cambia, la renovación del órgano fiscalizador será inviable en este último periodo de sesiones.

Las reflexiones del portavoz del PSOE molestaron a la presidenta del PP, que se confesó «sorprendida» de que los socialistas se pronuncien en público sobre un asunto que no se abordó en la reunión de ayer de la junta de portavoces del Parlamento regional. Fernández confirmó que su partido presentará una candidatura, dijo confiar en que el resto de partidos hará lo mismo y criticó la «desidia» del PSOE a la hora de resolver la renovación de la Sindicatura de Cuentas.

Si PSOE y Partido Popular no se entienden, la otra posibilidad -desde el punto de vista de la aritmética parlamentaria- que permitiría resolver con éxito ese proceso sería la del acuerdo de la izquierda. Pero esa opción choca con grandes escollos. Un órgano fiscalizador respaldado únicamente por socialistas, Podemos e IU soliviantaría a la derecha, que podría esgrimir durante los próximos años el discurso de un órgano fiscalizador 'de parte'. La candidata autonómica de Podemos, Lorena Gil, dejó ayer claro que todo entendimiento debe pasar por atender los principios de «imparcialidad, profesionalidad e independencia» y censuró los pactos «de despacho», añadiendo un poco más de picante a la discusión.

Por tanto, y salvo cambios de última hora, la reorganización de la Sindicatura quedará para la próxima legislatura, algo que los portavoces de Foro y Ciudadanos dijeron ver con buenos ojos, con IU a la expectativa de las propuestas de las fuerzas mayoritarias. Envuelta en una controversia política y jurídica, la renovación de la dirección de la RTPA también se demora al haberse superado los plazos máximos.

Más