Alperi: «Villa se llevó mochilas de congresos, bolígrafos o libros que entendemos son del sindicato»

José Ángel Fernández Villa vuelve al juzgado tras su hospitalización
Fernández Villa llega este miércoles a la Audiencia Provincial. / Álex Piña

La hospitalización del exdirigente del SOMA suspendió el juicio contra él por apropiación indebida continuada

Ana Moriyón
ANA MORIYÓNGijón

José Ángel Fernández Villa volvió esta mañana a sentarse en el banquillo de los acusados. El juicio oral contra el que fuera secretario general del SOMA durante más de treinta años se retomó hoy a las diez de la mañana después de que, el pasado 2 de julio, la Audiencia Provincial aceptara suspender la vista oral como consecuencia de su ingreso hospitalario. El exdirigente sindical llegó a la sede judicial como en las anteriores ocasiones. En taxi, pocos minutos antes de la hora en la que estaba citado y acompañado de su mujer, María Jesús Iglesias.

El exsindicalista permaneció seis días ingresado en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) después de que, cuando apenas habían transcurrido siete horas desde que concluyera la tercera sesión del juicio, se encontrara indispuesto en su domicilio y su familia llamara a los Servicios de Urgencias. Una UVI móvil le trasladó al centro hospitalario de la capital, donde quedó ingresado en la planta de Cardiología. Quedaban por celebrarse otras tres sesiones del juicio oral fijadas por la Audiencia Provincial por un delito de apropiación indebida continuada contra Villa -a quien el SOMA reclama más de 430.000 euros- y contra el exsecretario general de la fundación Infide, Pedro Castillejo -a quien le acusan de apropiarse de cerca de 115.000 euros a través de gastos no justificados-.

Noticias relacionadas

La titular de la sala, María Luisa Barrio, aceptó a petición de la defensa del exlíder sindical de suspender temporalmente el juicio en relación a su persona, aunque continuó la causa abierta contra Castillejo, que se prolongó otras dos jornadas y quedó visto para sentencia.

El secretario general del SOMA-FITAG-UGT, Jose Luis Alperi, ha sido el primer testigo en declarar en esta nueva sesión del juicio al ex líder del SOMA y ex senador socialista, José Ángel Fernández Villa. Alperi ha indicado que el SOMA, con la auditoria externa encargada, quería comprobar si el dinero regularizado por Villa a través de la amnistía fiscal provenía de la organización.

Durante su declaración ha asegurado que si la organización ha presentado una querella es porque consideran que Villa se apropió de dinero y patrimonio del sindicato, tales como el vehículo Mitsubishi que se le reclama. «Villa se llevó mochilas de congresos, bolígrafos, libros, documentos y recuerdos que entendemos que son del sindicato», ha dicho.

En su declaración ha explicado que fue secretario de organización desde diciembre de 2010 hasta mayo de 2013, siendo Villa secretario general y ha indicado que decidieron hacer una auditoria de las cuentas que se precipitó al conocer los datos derivados de la amninistía fiscal. «Queríamos comprobar si el dinero regularizado había salido o no de la organización», ha manifestado Alperi, que ha explicado que lo encargaron a un auditor con experiencia.

Ha relatado que a día de hoy el SOMA-UGT no tiene gastos de representación, abona el derivado de la acción sindical y ha manifestado que los estatutos de la organización siguen siendo los mismos. Ha añadido que en 2014, siendo presidente de la Junta Administradora, se decide ejercer todas las acciones judiciales, incluida la penal, para recuperar todo el patrimonio de la organización.

«Jurídicamente lo que se ve en la auditoría externa es que hay dos máximos responsables, que son Villa y Castillejo, por eso las querellas van dirigidas hacia ellos», ha explicado Alperi, que ha asegurado que en el momento que se inicia el proceso judicial« la idea es que finalice», de ahí que no aceptase la devolución del vehículo

Sobre el paradero de las agendas del acusado, Alperi ha indicado que «no sabe donde están pero se imagina que estarán empaquetadas en su casa de La Felguera». Esas declaraciones han levantado la protesta del procesado que ha indicado «eso es mentira» y ha sido llamado al orden por la Magistrada.

El que fuera secretario de Junta de Administración del SOMA de 1994 a 2014, Amalio Fernández, ha explicado que las cuentas eran aprobadas en las reuniones celebradas «cada cuatro o seis años». «No se convocaba habitualmente. Yo en una ocasión mandé una circular afirmando que considera que era necesario reunir la Junta pero José Ángel Fernández Villa no lo consideraba necesario», ha dicho.

También ha declarado que en su momento él advirtió que no era necesario adquirir un nuevo vehículo pero se le comunicó que lo compraría Villa personalmente. «En ninguna Junta se aprobó la compra del coche ni que se le pagase a Villa por él», ha dicho.

Ha afirmado que las dietas por asistir a la reuniones del Comité Intercentros de Hunosa se las pagaba SOMA-UGT, pero nunca Hunosa. Ha asegurado que si tenía que pagar algo en mano era Juan Cigales, el contable, quien le daba el dinero y el firmaba el recibí.

En la vista ha prestado declaración el ex presidente del Montepio, José Antonio Postigo. Lo ha hecho por videoconferencia y ha declarado que siempre había que justificar todos los gastos que se pasaban por desplazamientos, comidas y demás y ha manifestado que en «sus 30 años en la organización nunca jamás se pusieron en cuestión los gastos ni de Villa ni de ningún otro compañero».

Sobre la compra del vehículo que utilizaba el ex líder sindical, el Mitsubishi Montero, ha indicado que decidieron comprar ese vehículo por los motivos de salud de Villa y se adquirió a su nombre por cuestión de ahorro, aunque lo pagaba el sindicato. Ha asegurado que tanto él como otros compañeros condujeron ese coche en numerosas ocasiones.

También ha indicado que Villa «perdió muchísimas veces las tarjetas y la cartera. Eso lo sabían en la ejecutiva y Juan Cigales que era quien las iba a sacar», ha dicho Postigo, que ha indicado que viajó «muchísimas veces» con Villa y era el quien pagaba con la tarjeta.

También por videoconferencia ha declarado el que fuera miembro de la Ejecutiva del SOMA-UGT, Armando Fernández Natal.

TENSIÓN CON LA LETRADA DE LA DEFENSA

La abogada de la defensa, Ana Boto, ha formulado numerosas protestas a lo largo de la vista, al considerar la Magistrada, María Luisa Barrio, que muchas de las preguntas que formulaba eran improcedentes. Barrio llegó a pedir a la letrada que «no le retase».

El juicio a José Ángel Fernández Villa se ha reanudado este miércoles después de ser suspendido debido a la hospitalización del acusado. La próxima sesión está señalada para el próximo lunes día 23 a las 10.00 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos