La Fiscalía mantiene que la agresión de Alsasua fue un acto terrorista

Seis testigos presentados por defensas de los condenados declaran en la vista celebrada en la Sala de Apelación de la Audiencia Nacional

MATEO BALÍNMadrid

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido hoy que a la Sala de Apelaciones del tribunal central que eleve las penas de prisión a las que fueron condenados ocho acusados por agredir en la madrugada del 15 de octubre de 2016 a dos guardias civiles y sus parejas en un bar de Alsasua (Navarra). El representante del Ministerio Público lo ha tenido claro durante la celebración de la vista, fue un «acto terrorista» y rechazó la teoría del «montaje policial«, defendió José Perals.

La Sala de Apelaciones es un nuevo órgano judicial que ve los recursos en primera instancia de las sentencias dictadas por los tribunales antes de llegar al Supremo. Tanto la Fiscalía como las defensas de los condenados presentaron sus respectivas apelaciones a la sentencia de junio pasado. Fueron condenados por delitos de atentado, lesiones y desórdenes públicos los acusados Ohian Arnanz (13 años de prisión), Adur Ramírez y Jokin Unamuno (12 años), Iñaki Abad (10 años), Julen Goicoechea, Jon Ander Cob y Aratx Urrizola (nueve años) y Ainara Urquijo (dos años de prisión). Ésta última es la única que se encuentra en libertad provisional.

El fiscal José Perals ha estimado que deben ser condenados a penas de entre 12 y 62 años de cárcel por delitos de amenazas y lesiones terroristas o alternativamente a entre 6 y 17 años de prisión por terrorismo y desórdenes públicos.

Durante su informe, el fiscal ha rechazado la tendencia de las defensas de hacer ver que este procedimiento es fruto de una «conspiración de la Guardia Civil y de un montaje policial». «No es una causa general de la Guardia Civil contra los ocho condenados sino que se trata de un procedimiento por atentado contra agentes de este Cuerpo en el que hubo dos mujeres que también resultaron brutalmente agredidas», ha resaltado el representante del Ministerio Público.

Respecto a los seis testigos que han declarado hoy a petición de las defensas (en esta fase procesal se puede presentar nueva prueba), el fiscal ha señalado que no han aportado nada que desvirtúe los hechos declarados probados tras el testimonio de otras 26 personas en el juicio ya que además son amigos de los condenados.

La Abogacía del Estado se ha adherido al fiscal y también han mantenido sus acusaciones el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) y la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).

Por su parte, los abogados defensores han alegado que las declaraciones de los seis jóvenes que han comparecido hoy sí pueden ser tenidas en cuenta para absolver a los condenados. En concreto, uno de los letrados defensores, José Luis Galán, ha manifestado que el testimonio de una joven que fue amiga de la mujer del teniente agredido, María José N. C., «pone de manifiesto la falta de credibilidad general de todos los denunciantes».

Esta joven ha asegurado que no presenció ninguna agresión en el bar, que solo vio «vasos de chupito volando» y que cuando estaba en la calle vio al teniente tendido en el suelo y a su pareja a su lado asustada, por lo que les ofreció ayuda pero que esta última no la aceptó. Cuando todo se tranquilizó, la testigo ha asegurado que se marchó a casa y que al día siguiente envió un mensaje a María José para interesarse por su estado, pero ésta no le respondió. No ha vuelto a hablar con ella desde entonces, ha añadido.

La vista ha sido celebrada ante la Sala de Apelación de la Audiencia Nacional, formada por el presidente de este tribunal, José Ramón Navarro, y los magistrados Eloy Velasco y Enrique López.