La Fiscalía pide a la jueza del 'caso Hulla' que investigue el desvío de fondos a Rumanía

José Ángel Fernández Villa recibe la medalla del Montepío de la Minería de José Antonio Postigo. / E. C.
José Ángel Fernández Villa recibe la medalla del Montepío de la Minería de José Antonio Postigo. / E. C.

Le remite tres anónimos que apuntan al cobro de «comisiones de un 10%» a los proveedores de las residencias del Montepío en Almería y Murcia

Ó. PANDIELLO / R. MUÑIZ GIJÓN.

Tres anónimos remitidos a la Fiscalía apuntan a Rumanía como destino de los presuntos fondos del Montepío de la Minería desviados por José Ángel Fernández Villa y José Antonio Postigo. Estos textos, recibidos por el Ministerio Fiscal a lo largo de enero y febrero, fueron tomados en consideración y remitidos a su vez a la jueza que instruye el 'caso Hulla'. Se ven, por tanto, indicios de criminalidad y verosimilitud, pero ahora la última palabra a la hora de iniciar pesquisas concretas las tendrá la jueza.

Los anónimos, ya incluidos en las diligencias de investigación del caso, apuntan a nombres y transacciones concretas. Por ejemplo, al cobro de «comisiones de un 10%» a los proveedores de las residencias que el Montepío de la Minería gestiona en Roquetas del Mar (Almería) y Los Alcázares (Murcia). Según detallan los textos, las ahora exdirectoras de las residencias, Dorina Bicher y Daniela Cosbuc, ambas relacionadas sentimentalmente con Postigo, eran las encargadas de cobrar este 10% a las empresas con las que trabajaban en los destinos vacacionales.

Envío a la Fiscalía
El 3 de enero y el 6 de febrero se remiten a la Fiscalía tres anónimos que apuntan a presuntos desvíos de fondos del Montepío.
Adhesión a las diligencias
Una vez revisados y pudiendo ser constitutivos de algún delito relacionado con el caso, la Fiscalía lo remite al Juzgado de Instrucción número 3 de Oviedo para que se incluyan en las diligencias previas.
Contenido
Los textos señalan como presuntos autores del desvío de fondos a Postigo, Villa y a las dos exdirectoras de las residencias de Almería y Murcia.

«Los receptores de este 10% eran ellas mismas, Postigo y Villa. Ese movimiento de maletines ya fue denunciado por un expresidente del Montepío y por ello fue destituido», afirma la misiva remitida a Fiscalía. En concreto, el anónimo hace referencia a facturas concretas que podrían servir para rastrear este presunto pago de mordidas. Daniela Cosbuc, exdirectora del residencial de Roquetas del Mar, habría firmado documentos derivados del cobro de esta comisión a dos empresas de congelados y alimentación radicadas en Almería.

En caso de poner en marcha las pesquisas para comprobar la veracidad de las acusaciones, una de las primeras paradas sería la empresa de congelados andaluza. Ésta, según apunta la misiva, aún conserva documentación de las presuntas irregularidades cometidas. «Respecto a la documentación firmada por Daniela Cosbuc reconociendo la percepción de dicha comisión, es debido a que el proveedor de los congelados le obligaba a firmar para darle dicha comisión. Este documento obra en poder de dicha empresa», afirma el texto.

El tercero de los anónimos, tomado en consideración por la Fiscalía el 7 de febrero, apunta directamente a Rumanía como destino principal de la evasión de fondos procedentes del Montepío. A través de las cuentas de Bicher, Cosbuc y de la actual responsable del residencial de Roquetas, Aurelia Balos, se podría rastrear la fuga de fondos hacia el país del este de Europa, siempre según la información facilitada por los anónimos.

Pago de mordidas

Precisamente sobre la actual responsable del complejo almeriense se pone el foco en relación a otra presunta actividad delictiva. Se trata del cobro de «entre 6.000 y 12.000 euros presuntamente provenientes del desvío de fondos de la mutualidad». El pago, en este sentido, habría venido impuesto desde el asesor fiscal del Montepío, también investigado en el caso, José Manuel Fernández. Esta suma de dinero habría pasado previamente por la cuenta personal de Cosbuc, predecesora de Aurelia Balos en la gestión del complejo andaluz.

Estas diligencias están ya en manos de todas las partes personadas en el caso, que continúa avanzando con varios frentes abiertos. La tramitación de los terrenos de la residencia de Felechosa -por la que ahora investigan a toda la Corporación de Aller entre 2008 y 2010- y la responsabilidad del Gobierno central en la concesión de la subvención son dos de ellos.