IU y Foro critican que el PSOE use la financiación «como moneda de cambio»

Ángela Vallina. / ÁLEX PIÑA
Ángela Vallina. / ÁLEX PIÑA

Ambas formaciones rechazan que el nuevo modelo se decida en una negociación «bilateral para conseguir un Gobierno»

J. L. G. / AGENCIASGIJÓN.

La vinculación de la reforma de la financiación autonómica con el acuerdo de investidura con Compromís por parte del PSOE no gusta en las filas de IU y Foro. Sus portavoces en la Junta del Principado criticaron ayer a los socialistas al temer que este proceso se deba a un intento de los socialistas de mantenerse en el poder.

La pasada semana el ministro de Fomento y secretario de organización de los socialistas, José Luis Ábalos, anunció, una hora antes de la reunión de su partido con Compromís para buscar su apoyo de cara a la investidura de Pedro Sánchez, que en el plazo de un año desde la formación de Gobierno se abordaría esta cuestión. Una reunión que acabó con muy buena sintonía entre ambos partidos y en la que se concretó abordar la refinanciación de la deuda de la comunidad valenciana. Según Adrián Pumares, un asunto «tan sensible» y que afecta «tantísimo» a comunidades como Asturias debe debatirse en un foro multilateral en el que las autonomías puedan dar su punto de vista. «Espero que no se use la financiación autonómica como moneda de cambio», señaló el portavoz de Foro. «Las medidas de Pedro Sánchez lo único que buscan es convertirnos en un desierto verde para fines de semana», afirmó Pumares, quien reclama que el nuevo modelo garantice los principios de igualdad y solidaridad recogidos en la Constitución.

Por su parte, la portavoz de IU en la Junta General espera que la anunciada reforma no sea un «chantaje» para que el PSOE se mantenga en el poder. Ángela Vallina rechaza que los cambios en la financiación autonómica se sitúen en «lo que parece una negociación bilateral para conseguir un Gobierno» y espera que haya margen para que todas las comunidades puedan participar. «No puede haber ciudadanos de primera y de segunda. La financiación tiene que ser justa y atender a las circunstancias especiales de cada autonomía, como la población envejecida, la orografía o la descarbonización expres a la que se enfrenta Asturias».