Foro ofrece al PSOE su «leal colaboración» para que Asturias cambie de rumbo

Adrián Pumares/
Adrián Pumares

Pumares, que ha alertado del «declive constante» de Asturias en las últimas dos décadas por unos gobiernos socialistas que han llevado al Principado a la cola en empleo, ha precisado que no responsabiliza a Barbón de esta «lamentable herencia»

EFE

El portavoz de Foro en la Junta General, Adrián Pumares, ha ofrecido al candidato socialista a la Presidencia del Principado, Adrián Barbón, su «leal colaboración» para la toma de decisiones que contribuyan a «enderezar el rumbo» del Principado ante la «lamentable herencia» de anteriores gobiernos del PSOE.

Durante su intervención en la segunda sesión del debate de investidura, Pumares ha felicitado al PSOE por su «victoria inapelable» pero ha recordado a Barbón que su éxito político se medirá dentro de cuatro años, por lo que le ha pedido que defienda los intereses de Asturias antes que el de su partido.

El portavoz forista, que ha alertado del «declive constante» de Asturias en las últimas dos décadas por unos gobiernos socialistas que han llevado al Principado a la cola en empleo, comunicaciones o la población, ha precisado que no responsabiliza a Barbón de esta «lamentable herencia».

Sin embargo, le ha pedido que abandone «el mantra diabólico y falso» de «la mejor Asturias» porque la región padece una crisis industrial que afecta a empresas como ArcelorMittal o Alcoa y que podría verse acentuada por la intención del PSOE de «ganar la carrera ecologista» que llevará al Principado a la desertización.

Pumares, quien ha acusado al PSOE de ejercer en 2012 una «pinza política» que impidió el cambio que intentó el Gobierno de Foro, ha insistido en que «no habrá éxito político» del nuevo Ejecutivo socialista si no impide «que pasen las cosas que ya están empezando a pasar» en la «imparable decadencia de Asturias».

Además, ha lamentado que Foro se vea integrado junto con IU y Vox en el Grupo Mixto, que representa 100.000 votantes y el 20 por ciento del electorado, una «situación anómala» a la que ha pedido dar solución.