El francotirador ya buscaba fecha y lugar para intentar asesinar a Pedro Sánchez

En la imagen, el material incautado el pasado septiembre al tirador detenido que tenía un arsenal de armas en su domicilio. / EFE / Mossos

Fue denunciado por una coordinadora de Vox después de pedir ayuda por WhatsApp para saber la agenda del presidente

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Tenía la firme determinación; es más, confesó tras su detención que no le importaban las consecuencias. Tenía los medios, un verdadero arsenal, y poseía la pericia y los conocimientos técnicos porque, sin ser un gran tirador, practicaba a menudo. Los Mossos d'Esquadra afirman que solo le faltaba una fecha para tener a tiro a Pedro Sánchez e intentar asesinarle con uno de sus cuatro rifles de alta precisión para cazar venados. Pero aun así, los mandos de la seguridad del Estado insisten en que Manuel Murillo Sánchez no había llegado a elaborar un plan concreto para el magnicidio, que todo estaba en «fase preliminar» y que la seguridad del presidente del Gobierno nunca ha estado comprometida.

La policía catalana, sin embargo, no restó, ni mucho menos, gravedad al asunto después de que hoy se conociera que Murillo había sido detenido el pasado 19 de septiembre en la localidad barcelonesa de Terrassa acusado de intentar asesinar al jefe del Ejecutivo como venganza por su decisión de exhumar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos. «Tenía una clara intención y voluntad de llevar a término acciones contra el presidente del Gobierno». «Lo que le faltaba era solo apoyo logístico, que pedía fundamentalmente en redes sociales», reveló ayer el inspector Albert Oliva, portavoz de los Mossos.

Los investigadores apuntan a una acción aislada de un 'lobo solitario'. Murillo, de 63 años y vigilante de seguridad, era muy conocido en los círculos ultraderechistas del Vallés Occidental (particularmente en su Rubí natal y en la localidad de Terrassa donde residía), pero, según las fuerzas de seguridad del Estado y los Mossos, no militaba en ningún partido ni en ningún colectivo ultraderechista. Nadie le ayudaba en sus planes para acabar con el presidente.

Más información

De hecho, fue 'cazado' cuando buscaba colaboración. Su falta de discreción fue clave. A mediados del pasado septiembre, poco después de que el Congreso convalidara el decreto ley que autorizaba el traslado de los restos del dictador, Murillo reveló en un grupo de WhatsApp sus intenciones homicidas. El vigilante, explican los investigadores, llevaba desde principios de verano lanzando improperios contra Sánchez y su anuncio de trasladar los restos de Franco, incluso había vertido amenazas de muerte contra el líder socialista en ese grupo de mensajería. Pero hasta septiembre no habló abiertamente de sus planes, quería matar a ese «rojo de mierda».

Al principio, los participantes del grupo se tomaron como otra bravuconada sus comentarios, pero la cosa cambió cuando comenzó a detallar cómo quería matar al presidente con un rifle de precisión. El detenido, que se jactó de ser capaz de acertarle desde más de un kilómetro a pesar de que era un tirador mediocre del Club de Tiro Olímpico del Vallés, encendió todas las alertas cuando, ante su falta de habilidad con las búsquedas de internet, solicitó ayuda para conocer la agenda de jefe del Ejecutivo en busca de un acto abierto para dispararle desde la distancia. También pidió asesoramiento para tener un medio con el que huir del atentado y buscar un lugar donde esconderse.

«Muestras inequívocas»

La inquietud en el chat creció aún más cuando Murillo dio «muestras inequívocas» de no importarle las consecuencias de matar al presidente del Gobierno. Estaba, dijo, dispuesto a «sacrificarse por España».

Aquello fue demasiado para una de las participantes del grupo, una coordinadora local de Vox en Barcelona (actual testigo protegido) que denunció los hechos a los Mossos. Los agentes procedieron, tras una investigación de apenas cuatro días, a la detención del sospechoso a las puertas de su domicilio en Terrassa.

La sorpresa entre los agentes fue enorme al ver que Murillo atesoraba entre su casa y su coche un arsenal con 16 armas largas y cortas, legales e ilegales, entre ellas cuatro rifles de caza mayor con mira telescópicas con los que planeaba matar a Sánchez, y dos armas de guerra.

Cuando fue capturado, no negó los cargos. Dicen los policías que le interrogaron que incluso se mostró orgulloso. Dos días después, el Juzgado de Instrucción 4 de Terrassa le envió a la cárcel acusado de conspiración para atentar contra autoridad con uso de arma, amenazas graves, tenencia ilícita y depósito de armas, municiones y explosivos y un delito de odio. El 4 de octubre, el Juzgado de Instrucción 3 de la misma ciudad, que instruye el caso, ratificó todo. El 6 de noviembre, la Audiencia de Barcelona avaló las anteriores decisiones y destacó que el instructor no tuvo «duda» de la «seriedad del propósito» del detenido de llevar a cabo el «crimen planeado» para el que ya buscaba información sobre el momento y el lugar para llevar a cabo su acción.

La resolución judicial destaca que, habida cuenta de sus «habilidades como tirador», Murillo habría sido «certero para privar de la vida a su objetivo».

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos