Garzón llama a la calma y pide «unidad» ante el riesgo de ruptura en IU de Asturias

La diputada asturiana de IU Ángela Vallina observa al coordinador general de IU, Albert Garzón, en un mitin durante la última campaña. /  EFE
La diputada asturiana de IU Ángela Vallina observa al coordinador general de IU, Albert Garzón, en un mitin durante la última campaña. / EFE

La dirección federal invita a las partes a «hablar», pero desde Asturias no se ve margen para reconducir la situación hasta la asamblea

ANA MORIYÓNGIJÓN.

La evidente división interna que afecta a IU de Asturias se vio esta semana agudizada tras los expedientes abiertos a varios concejales por no apoyar a candidatos socialistas en los ayuntamientos. De un lado, la corriente liderada por Alejandro Suárez, secretario de Organización de la coalición y desde el pasado miércoles coordinador regional en funciones, cuya ejecutiva alcanzó un acuerdo con el PSOE para apoyarse mutuamente. Del otro, el sector más cercano a las políticas de integración con Podemos de Alberto Garzón, que viene denunciando la «deriva» de la coalición en Asturias y que ha recibido el expediente de expulsión abierto a la concejal llanisca, Priscila Alonso, como la «gota que colma el vaso», hasta el punto de motivar la dimisión de cuatro miembros del equipo directivo. Una cascada de renuncias a la que el equipo de Alejandro Suárez resta importancia ya que, argumenta, se trataba de cargos nombrados por el excoordinador, Ramón Argüelles, por lo que estaba previsto que en cuestión de semanas fueran sustituidos por personas más afines a la nueva dirección, en todo caso interina, hasta la celebración de la asamblea prevista para otoño. Ante este escenario de ruptura, IU federal hizo ayer un llamamiento al diálogo «para garantizar la mayor unidad y cohesión en una federación tan importante como Asturias» e instó a las partes a «hablar» para reconducir esta situación. Sin embargo, las relaciones son hoy por hoy tan complicadas que no parece que pueda haber ningún tipo de acercamiento en los próximos meses y todo indica que no será posible pasar página, al menos, hasta que la próxima asamblea vuelva a poner las cosas en su sitio.

Aunque la ejecutiva de Alejandro Suárez prefiere mantener un perfil bajo y dejar la tormenta pasar, afines a este sector acusaron a los dimisionarios de «no aceptar el resultado de las primarias» que ganó Ángela Vallina y que provocaron la marcha del hasta entonces coordinador regional, y también aspirante a concurrir a las elecciones autonómicas, Ramón Argüelles. Es más, consideran que se está utilizando como «excusa» la sanción a la concejala llanisca para tratar de «desestabilizar» la organización y provocar «conflictos internos».

En la otra parte, la hasta ahora secretaria de Política Municipal de la coalición, Graciela Álvarez, una de las cuatro personas que el pasado lunes presentaban su dimisión, insistió en que tanto el expediente de expulsión a la edil del Ayuntamiento de Llanes como los expedientes informativos abiertos a los ediles de Gozón, Langreo, Carreño y Avilés -que apoyaron a su propio candidato, aunque no impidieron que el PSOE se hiciera con la Alcaldía- «no tienen sentido y espero que se rectifiquen». Mantiene la exdirigente de IU que se trata de un ejemplo más de la «deriva» en la que se encuentra esta formación y asegura que será complicado reconducir las relaciones antes de la próxima asamblea. Entre otras razones, anotó, porque no se eligió para asumir las funciones de coordinador de transición a una persona independiente, sino a quien ya ocupaba el cargo de secretario de Organización y que está muy vinculado a una de las familias enfrentadas.

IU Avilés acusa a Tirador de ser el «instructor» de la apertura de los expedientes

Especialmente críticos fueron en IU Avilés que, a través de su perfil en la red social, acusaron a Alberto Tirador, alcalde de Illas, de ser el «instructor» de la apertura del expediente informativo a los concejales de Cambia Avilés, Llarina González y Agustín Medina, por no apoyar la investidura de la socialista Mariví Monteserín. Estas dos concejales votaron a Tania González, de Podemos, con quien compartían candidatura. IU Avilés denunció públicamente la situación con un texto que lleva como título «una vez más, el sueño de la razón produce monstruos» y recordó que la decisión de apoyar a González había sido aprobada previamente, por unanimidad, en la asamblea local. Las tensiones entre IU Avilés y la dirección regional comenzaron, no obstante, con la decisión de la coalición avilesina de presentarse con Podemos en las elecciones municipales.

Más