¿Por qué se pagaron jabones, cachopos y un quitaesmalte? La explicación de Teresa Mallada

¿Por qué se pagaron jabones, cachopos y un quitaesmalte? La explicación de Teresa Mallada

La expresidenta de Hunosa justificó 66 facturas, llegó a fotografiar las compras y acusó al auditor de promover su «desprestigio personal»

RAMÓN MUÑIZ OVIEDO.

Hulleras del Norte S. A. (Hunosa) fue escenario de una batalla en su cúpula entre finales de 2015 e inicios del curso siguiente. Todo comenzó el 23 de diciembre. El director de auditoría interna de la empresa I. F. G. remitió por correo electrónico a la presidenta Teresa Mallada y a otros dos directores su «Informe provisional sobre gastos sin soporte contractual». El profesional tiene buen cartel en la sede central de la Sepi, el conglomerado de empresas públicas al que pertenece la hullera. Superó la oposición del Banco de España para chequear instituciones financieras y ha colaborado con el Banco Central Europeo. El documento que envía en plenas fiestas causa estupor en la planta noble de Hunosa.

La primera andanada la da a los 7.088 euros de los dos másteres de la presidenta y a una donación de 100 euros a una asociación caritativa. Se hicieron «sin que conste la existencia de la oportuna conformidad y aprobación del gasto», afea. Los estudios son en Dirección de Empresas y Prevención de Riesgos Laborales, y no serán las únicas titulaciones que obtenga Mallada durante su etapa al frente de la empresa.

Póster de cine. El cartel de la película 'No habrá paz para los malvados' y su marco costaron 40 euros. En sus alegaciones la entonces presidenta acreditó que el mismo seguía ubicado en un despacho.
Póster de cine. El cartel de la película 'No habrá paz para los malvados' y su marco costaron 40 euros. En sus alegaciones la entonces presidenta acreditó que el mismo seguía ubicado en un despacho.

Otro foco de objeciones lo hace a los gastos cargados como «anticipos de viaje de la Presidencia». «Se han incluido partidas que no parecen obedecer a esta naturaleza», aprecia el técnico. Hay «todo tipo de gastos asignados a la Presidencia, sin ninguna característica concreta que los permita aglutinar» más allá de determinadas partidas ligadas a los viajes y que «se liquidan con una periodicidad aproximadamente mensual», escribe. Son trasferencias que «no obedecen a los gastos ocasionados por los viajes, sino que se trata de gastos cuyo soporte documental, o la ausencia del mismo, ofrecen dudas sobre su razonabilidad justificativa o necesidad».

El director de auditoría detalla ahí recibos por «salteados de pollo, chocolate, ajo, canelones, cachopo», facturas de joyería «sin identificación de los artículos, adquiridas en fin de semana o con dedicatorias a título personal», «quitaesmalte, infusiones y chicles» y también «ropa para bebé». El informe se hacía sobre los ejercicios 2014-2015, pero el auditor decide revisar desembolsos anteriores. Al final da con 257 facturas por valor de 18.445 euros abonadas desde 2012; el 14,8% de los pagos los califica de «riesgo muy alto», el 50,7% de «riesgo alto», y el 24,1% de medio.

Quitaesmalte. El gasto de 1,9 euros fue calificado de riesgo. «Es el único comprado en cuatro años, para limpiar la fotocopiadora».
Quitaesmalte. El gasto de 1,9 euros fue calificado de riesgo. «Es el único comprado en cuatro años, para limpiar la fotocopiadora».

Al chequear los gastos de representación, censura los recibos por «compra de comida en supermercado», «marisco para llevar» y «consumiciones consistente únicamente en bebidas». El auditor recuerda que en julio de 2014 se emitió un informe sobre gastos de representación lamentando la «ausencia generalizada de facturas», requiriendo que en adelante todas llevaran «el visto bueno del director, y en el mismo documento se indicara el motivo del gasto». Año y medio después aquella recomendación «no ha traído de facto» su cumplimiento, dice. En sus conclusiones, I. F. G. llega a insinuar que parte de los abonos «correrían el riesgo de asemejarse mucho más a una retribución o liberalidad en favor del trabajador» motivo por el cual habría que practicarle retenciones.

El office. El auditor cuestionó los 1,87 euros del dosificador de jabón y los 1,95 del estropajo. Estaban en el office de Presidencia.
El office. El auditor cuestionó los 1,87 euros del dosificador de jabón y los 1,95 del estropajo. Estaban en el office de Presidencia.

Entre másteres, facturas de riesgo muy alto, comidas y gastos de representación dudosos, la sospecha afecta a 35.517 euros. Los directores de Recursos Humanos y el Económico-Financiero alegaron en contra y el 10 de febrero de 2016 lo hizo la presidenta. Mallada se hace eco del «malestar» que el auditor habría expresado a los dos directivos por sus objeciones. La hoy candidata del PP entiende que antes bien sus subalternos lo habían aclarado todo.

Mallada ve «llamativo» que el informe se centre en la cuenta de Hunosa que recoge los gastos en tarjetas de empresa, plástico del que un año antes había 27 unidades repartidas entre los directivos y que ya había sido objeto de otra auditoría que concluyó solicitando reducir su número y explicitar por escrito para qué se podían usar. La cuenta supone el 0,2146% de los gastos ordenados con la misma clave contable, «dato que evidencia la falta de representatividad» de la partida elegida, opone.

Leche y té. El suministro al office de Presidencia ocasionó 15,5 euros en sacarina, leche, té y jabones.
Leche y té. El suministro al office de Presidencia ocasionó 15,5 euros en sacarina, leche, té y jabones.

En su defensa Mallada lamenta que el estudio no recoja que a su llegada los gastos de caja eran de 250.000 euros al año y «el esfuerzo de contención» los redujo a menos de 65.000. «Llama la atención que el informe (...) ni siquiera haga mención» a que para sus viajes a Madrid la presidenta use el coche en vez del avión y el hotel, todo ello para ahorrar. También le «extraña» que hiciera el informe sin percatarse que en lo tocante a «anticipos de viaje de la Presidencia» no dedujera que «puede no ser correcta la denominación» de la partida. Mallada afea que el auditor «ni siquiera se haya dirigido a la teórica beneficiaria» para comentarle esas extrañezas antes de hacer el informe.

«La forma de manifestar los hechos del director de auditoría, desde mi punto de vista, persigue claramente el objetivo de buscar el desprestigio personal de la Presidente de la Empresa, intentando que compras puntuales y debidamente justificadas puedan aparecer como compras repetidas carentes de justificación», se duele. El dictamen «siembra dudas sobre el proceder de la Presidenta en cualquiera que lo lea», lamenta.

Joyería. La grabación de una lámpara y una placa del expresidente García Secades exigieron 19,74 euros.
Joyería. La grabación de una lámpara y una placa del expresidente García Secades exigieron 19,74 euros.

Para sus alegaciones Mallada reclamó las 66 facturas calificadas de alto riesgo. Con ellas fue haciendo fotos de cada enser, explicando su lugar y motivo. La lista incluye desde un dosificador de jabón de 1,87 euros para el despacho, hasta recibos de 6.906 euros en cafetería. «No he utilizado ni un céntimo del dinero de la empresa para uso personal en los años de mandato», aseguraba la hoy candidata popular.

Las alegaciones provocaron ligeras variaciones en el informe definitivo. Tiempo después de firmarlo el director de auditoría dejó el puesto.

Más información