El Gobierno de Barbón priorizará el empleo, la innovación y el desarrollo de leyes

El próximo presidente del Principado, Adrián Barbón, ayer en el Festival de la Cerveza Artesanal de Tolivia, en Laviana. / J. M. PARDO
El próximo presidente del Principado, Adrián Barbón, ayer en el Festival de la Cerveza Artesanal de Tolivia, en Laviana. / J. M. PARDO

El socialista reforzará la colaboración con los agentes sociales y buscará acuerdos con otros partidos para proteger la industria

MARTA VARELA | PALOMA LAMADRIDGIJÓN / LAVIANA.

Adrián Barbón asumirá la Presidencia del Principado con una cartera de asuntos que requieren de atención inmediata. La complicada situación que atraviesa la industria asturiana lleva al candidato socialista, que mañana será nombrado jefe del Ejecutivo autonómico, a dar máxima prioridad a los problemas del sector. Así lo señaló en el discurso que ofreció el jueves en la primera sesión del pleno de investidura. De hecho, su primera medida será la búsqueda de «un amplio acuerdo político y social para defender un arancel ambiental que evite la desventaja de las empresas europeas» frente a las procedentes de otros países que no adoptan estándares tan rigurosos para reducir la huella de carbono.

A la par, urgirá al Gobierno de Pedro Sánchez la aprobación del estatuto para la industria electrointensiva, iniciativa a la que se comprometió la ministra de Industria, Reyes Maroto, para facilitar la venta de Alcoa, aunque no cumplió la promesa de tenerlo listo antes de las elecciones generales del 28 de abril. Asimismo, Barbón reclamará que se eleve hasta el 25% de los ingresos generados por la subasta de derechos de emisión el montante destinado a compensar los costes indirectos por generación de dióxido de carbono, como permite la normativa europea.

Pero, junto a las urgencias del sector industrial, están otras también relacionadas con la economía. Porque uno de los desafíos que tiene Barbón ante sí es la creación de puestos de trabajo de calidad para rebajar los 67.526 parados que hay en la región. En este ámbito, Barbón tiene previsto acometer dos medidas a la máxima brevedad posible: sendos planes de choque para promover el empleo de jóvenes y mujeres. «Porque debemos reducir esa grieta de desigualdad que llamamos brecha salarial», apuntó. Además, prevé mejorar y extender la Formación Profesional y, en particular, la dual, así como facilitar la modernización tecnológica del tejido empresarial.

Para conseguir este último adelanto será clave otro de los ejes del programa del socialista: la innovación. No en vano se constituirá una Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad. El candidato se refirió a ella ayer en el Festival de la Cerveza Artesanal de Tolivia, a cuya inauguración acudió en compañía del alcalde de Laviana, Julio García. Explicó que era una reclamación entre los investigadores y el resto de profesionales de estas ramas. La nueva consejería supone que «hay una apuesta decidida y cierta por estos sectores estratégicos para el futuro de Asturias», indicó, al tiempo que recalcó que «cada día emergen iniciativas ligadas a la ciencia y el I+D» que deben aprovecharse. Asimismo, se comprometió a aumentar la inversión en I+D+i con el objetivo de alcanzar el 2% del PIB y a crear un fondo de ayudas a planes empresariales de innovación. No será la única consejería de nuevo cuño en el futuro Gobierno. Cultura se separará de Educación, a petición de IU y de numerosas asociaciones, señaló. «La cultura es otro factor elemental de desarrollo económico para nuestra comunidad», añadió.

Impulso a la concertación

Las medidas que pretenden servir de revulsivo a la economía asturiana se negociarán con la patronal y los sindicatos, a quienes Barbón convocará «de forma urgente». «Es hora de evaluar cómo afrontar la cooperación entre el Gobierno y los agentes sociales para el próximo cuatrienio, cuál es el mejor modo de hacerlo y con qué objetivos», indicó el candidato en el hemiciclo. Lo mismo hará con las organizaciones del tercer sector.

En el programa expuesto por el socialista se encuentran varias leyes que desarrollará a lo largo de la legislatura. Al inicio, quiere aprobar la normativa de garantía de derecho a la libre expresión de la identidad sexual y/o género, que quedó pendiente en la anterior. Esta norma irá acompañada por un protocolo autonómico para los centros escolares que vinculará a toda la comunidad educativa con una formación específica en la atención de forma transversal a la identidad de género, orientación sexual y diversidad familiar. También en un corto plazo de tiempo prevé dar luz verde a una ley de derechos vitales básicos, que busca asegurar que todas las personas que viven en Asturias tengan cubiertas sus necesidades mínimas para llevar una vida adecuada. También dentro del apartado social, tiene intención de presentar una ley de infancia y otra integral dirigida a las personas mayores.

En el ámbito sanitario, los socialistas desarrollarán plenamente la ley de muerte digna. Asimismo, planean redactar una normativa encaminada a garantizar los derechos de los asturianos en el exterior. Otra de las prioridades de Barbón, junto al refuerzo de los servicios públicos, es aliviar el declive demográfico. Aunque este asunto requiere de políticas de Estado, apuesta por mantener las escuelas rurales, ofrecer estímulos fiscales a los emprendedores y eliminar la brecha digital.