El Gobierno creará impuestos verdes a la generación de residuos y el consumo de agua

El Gobierno creará impuestos verdes a la generación de residuos y el consumo de agua
El director del Indurot, Jorge Martínez Marquínez, Hugo Morán y el alcalde de Castropol, José Ángel Pérez. / CAROLINA SANTOS

Hugo Morán ve necesario que la fiscalidad ecológica «sustituya» a la tradicional y apuesta por «implantar la movilidad eléctrica» frente a los motores diésel

ÓSCAR PANDIELLO CASTROPOL.

El gobierno de Pedro Sánchez tiene sobre la mesa varias propuestas para modificar el actual sistema fiscal. Una de las más importantes pasa por la implantación de los denominados impuestos verdes', esto es, los que gravan toda actividad que repercuta negativamente sobre el medio ambiente. Así lo anunció ayer el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, durante la presentación de una exposición sobre la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Castropol.

«Algunas figuras fiscales que han formado parte de la estructura central de la financiación durante décadas deben ir siendo sustituidas por una fiscalidad más equitativa. Y es evidente que la fiscalidad ecológica es más justa que aquella que hace recaer en su totalidad la contribución sobre las rentas», defendió Morán. Las dos primeras materias en las que ya se estudia implantar la máxima de «quien contamina, paga» son el consumo de agua y la generación de residuos. Respecto al primero, la intención es seguir las directrices de la Directiva marco del agua, un texto de la Unión Europea que sienta las bases para implementar un «tratamiento fiscal que asegure la sostenibilidad del recurso de cara al futuro».

En la generación de residuos, por otra parte, se intentará potenciar una «estrategia de economía circular» que premie a los ciudadanos y a la industria que más reutilice y cuente con un impacto menor en su entorno y penalice a quienes no. «El conjunto de la Unión Europea ha avanzado a lo largo de los últimos años y creo que estamos en condiciones de recoger las buenas prácticas de otros países para añadirlas al sistema fiscal español», zanjó el secretario de Estado.

Cambio «no traumático»

Otro de los principales debates sobre fiscalidad y medio ambiente es el del diésel. Con el nuevo plan del gobierno de Sánchez para gravar el combustible hasta doce céntimos en 2019; gasolineras, vendedores y conductores observar ahora con incertidumbre el futuro de los vehículos diésel. En este sentido, Morán apuesta por crear un modelo que acabe, paulatinamente, con las emisiones provenientes de la movilidad. Por ello, no ve con malos ojos aumentar los impuestos para que los futuros compradores se lo piensen dos veces antes de adquirir un vehículo convencional en vez de uno eléctrico.

Antes de tomar decisiones drásticas como la prohibición de vender ciertos vehículos -como ha hecho Suiza estos días con varios modelos contaminantes-, el gobierno apuesta por medidas transitorias que garanticen un proceso «no traumático» para el sector: «Las ciudades y los sectores económicos del automóvil tienen que llegar a pactos».

También sobre la mesa del nuevo gobierno socialista se encuentra la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, un texto de importancia mayúscula para Asturias y su industria. El borrador se encuentra ahora en revisión por parte de los distintos ministerios antes de su tramitación a las demás administraciones. Se espera que pase por el Parlamento en diciembre.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos