El Gobierno de Madrid aconseja al Principado que baje los impuestos

Javier Fernández-Lasquetty, el pasado martes, con la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, durante su toma de posesión como consejero de Hacienda y Función Pública. / EFE
Javier Fernández-Lasquetty, el pasado martes, con la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, durante su toma de posesión como consejero de Hacienda y Función Pública. / EFE

El consejero de Hacienda madrileño asegura que «si es un inconveniente» tener una fiscalidad mayor, la solución «es sencilla» y pasa por reducirla

E. C. / N. A. E.GIJÓN / MADRID.

El nuevo consejero de Hacienda madrileño, Javier Fernández-Lasquetty, salió ayer al paso de las críticas que está recibiendo su comunidad, sobre la que recaen acusaciones de 'dumping fiscal' por su proyecto para aplicar «la mayor bajada fiscal en la historia de Madrid». Uno de los más críticos ha sido el presidente del Principado, Adrián Barbón, que ha reclamado que se tenga en cuenta la fiscalidad de cada territorio a la hora repartir los fondos del Estado entre las autonomías y que ha acusado al Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso de querer convertir la región en «el paraíso de las grandes fortunas».

«Si les parece un inconveniente tener unos impuestos muchísimo más altos que la Comunidad de Madrid, la solución es muy sencilla, que los bajen. Para eso tienen potestad legislativa», contestó ayer Fernández-Lasquetty, que volvió a defender el plan fiscal que la coalición de PP y Ciudadanos aplicará «a lo largo de la legislatura sin desequilibrar en absoluto los presupuestos», aseguró, aunque hay que «estar atentos a los signos de crisis económica que se están viendo», señaló también.

La bajada de la tarifa autonómica del IRPF se hará «reduciendo medio punto cada uno de los cinco tramos del segmento autonómico, elevando el mínimo personal y familiar por descendientes y ahondando en las reducciones», manifestó también, en unas declaraciones a esRadio que recogió Efe y en las que abogó por «una transformación de la mentalidad en sentido profundo» para dejar que «la gente se quede con el dinero que ellos mismos han ganado» y generar un «mayor dinamismo y mayor actividad económica».

Por otro lado, la comunidad madrileña ha reclamado ya por carta al Gobierno central los 1.237 millones de la financiación autonómica que no han llegado por la demora en las actualizaciones de las entregas a cuenta correspondientes a 2019, un problema que también afecta a Asturias, que está pendiente de recibir 200 millones.

Sin embargo, el consejero de Ayuso rechazó la invitación que la Generalitat de Cataluña hizo al resto de comunidades a sumarse al recurso contencioso-administrativo que presentará contra el Gobierno central por el retraso en la recepción de esos fondos. «Madrid seguirá reclamando al Gobierno la financiación ordinaria que debería estar llegando a todas las comunidades», pero «no lo hará de la mano de la Generalitat de Cataluña, de quienes quieren destruir España», señaló Fernández-Lasquetty.

Aunque la oferta de avanzar juntos por la vía judicial no ha tenido una buena acogida, Galicia no descartó ayer acudir a los tribunales si así lo considera necesario para «hacer efectivos» sus derechos.

El Ministerio de Hacienda se apoya en un informe de la Abogacía del Estado y, aunque contempla desligar los anticipos y la aprobación de las cuentas, argumenta que la operación solo podrá realizarse cuando el Gobierno deje de estar en funciones.

Tampoco los gobiernos de Castilla y León, Andalucía y la Región de Murcia, en manos, como el madrileño, de PP y Ciudadanos se han planteado transitar la senda de la Generalitat y recurrir.

Más información