El Gobierno se propone endurecer la prisión permanente revisable

La muerte de Diana Auer ha reabierto el debate de la prisión permanente revisable. Su familia así como los padres de otras víctima han conseguido más de 2,1 millones de firmas en el último mes para que no se derogue. Hoy el gobierno presenta una iniciativa para que se mantenga. Pero añade otros nuevos supuestos a los ocho ya existentes para delitos más graves: que los condenados oculten el cadáver o no colaboren en su hallazgo, que un secuestro acabe en asesinato, provocar incendios que pongan en peligro de muerte a las personas o el uso de elementos químicos o nucleares con resultado de muerte.